Y con la NRA, Trump promete que derecho a portar armas no estará ‘bajo asedio’

Aunque los estudiantes de Estados Unidos se han movilizado en contra de la venta de armas en su país y varios sectores de la sociedad han pedido que su uso se restrinja, este día Donald Trump participó en la Convención Anual de la NRA, donde refrendó su compromiso para que a ningún estadunidense le falte su arma.

Así de controvertida fue su declaración, pues el magnate afirmó que la Segunda Enmienda de la Constitución, que protege el derecho de los ciudadanos a portar armas de fuego, “nunca estará bajo asedio” mientras él sea el presidente —tal vez lo estuvo en otra administración, pero no durante su estancia en la Casa Blanca, según el presidente—.

Al parecer las cifras de tiroteos en centros escolares son una nimiedad para Trump, pues en la Convención de la NRA, Asociación Nacional del Rifle por sus siglas en inglés, se dedicó a echarle flores a la asociación, diciendo que ellos eran unos “verdaderos patriotas”… ¿por portar un arma?

“Sus derechos de la Segunda Enmienda están bajo asedio, pero nunca jamás estarán bajo asedio mientras yo sea presidente”, dijo en su discurso en Dallas, Texas.

Una vez que aseguró el derecho a poseer un arma de fuego, Trump agradeció a los integrantes de la NRA por defender los derechos de los norteamericanos, “nuestra libertad y nuestra gran bandera…”

Así que todo por eso los consideró unos verdaderos patriotas, como si vivieran en el siglo XVIII.

Los seguidores de la NRA y Trump

De acuerdo con Pablo Pardo, enviado especial del diario El Mundo, Donald Trump cuenta con sus fans en la NRA.

Antes de que comenzara su conferencia, había cola para poder verlo y la lista de registro se había cerrado 24 horas antes porque no cabía más público en el foro —integrado por cristianos y evangélicos blancos de comunidades rurales y de ingresos bajos, como le gusta a Trump—.

¿En defensa de las armas?

Durante su discurso, Trump también afirmó que la única manera de detener a un terrorista, como los autores de los atentados en París, en 2015, es “un buen tipo con una pistola”.

Cosa contraria a la práctica, ya que en la conferencia de la NRA se prohibió a los asistentes llevar armas, con el objetivo claro de proteger a Donald Trump. Paradoja, tras paradoja.

Finalmente, Trump señaló a Londres como una zona de guerra, ideal para que “un buen tipo” cargue con un arma de fuego y atribuyó este derecho como “un regalo del creador, que ningún gobierno puede quitar”, todo sea por el orgullo gringo.

**Foto de portada: Reuters.

Comentarios