¡Queremos ruooock! 12 bandas que se la mega rifaron en el Hell & Heaven 2018

Texto: Álvaro Cortés y José Carlos López

Uno de los fines de semana más metaleros en México por fin llegó. La curva 4 del Autódromo Hermanos Rodríguez fue testigo de mucho headbangueo y moshpit. El slam se hizo presente por más de 12 horas, y aunque el viernes vimos un par de peleas, el respeto entre la banda siempre estuvo ahí. Vimos diferentes generaciones para ver a Deep Purple, el nieto, el hijo, el papá, y el abuelo, y eso la neta está increíble.

Así que ahora les contaremos cuáles fueron las bandas que nos dejaron perplejos en el Hell & Heaven 2018, y por qué rifaron tanto.

Hell & Heaven 2018
Foto: Lulú Urpadilleta

Agora

Una de las mejores bandas de metal progresivo en México sin lugar a dudas es Agora. Desde su ‘Segundo Pasado’, dejaron perplejo a más de uno, para luego terminar de convencer a la escena del metal nacional con ‘Zona de Silencio’. Es una de esas bandas que tienen un público muy leal que los sigue a todas partes, siempre sencillos y siempre perfectos en su ejecución.

En Hell & Heaven 2018 estrenaron un par de canciones que al parecer fueron bien recibidas por la gente, peeeero… desde que se quedaron sin tecladista no suenan igual. Probablemente la secuencia nunca sonó, o estaba muy bajita, pero jamás se hizo presente, y claro que hizo falta en canciones como ‘Renacer’, y ‘Segundo pasado’, pero bueno, Nat como siempre se rifó de frontman, y cumplieron bastante bien.

Foto: OCESA/César Vicuña
Foto: OCESA/César Vicuña
Foto: OCESA/César Vicuña

Resorte

Sabes que ya estás viejo si reconoces esa voz que tras el micrófono grita: ¡REEESOOORTE! Como es costumbre, así empezó el show de esta bandota mexicana, que para muchos podría estar un poco perdida, pero a decir verdad, Juan es uno de los mejores frontman del rock nacional, y así se comportó en el Hell & Heaven. La nostalgia llegó con ‘América’, ‘Alcohol’, ‘República de Ciegos’, ‘Caliente’, y claro… ‘Aquí no es dónde’. La banda fue muy bien recibida por el público que en un momento se asustó porque la lluvia comenzaba a hacer de las suyas, pero no pasó a mayores.

Qué gusto que el escenario estuviera a reventar, estos batos siempre han tocado con el corazón, el buen rock nacional aún vive y Resorte demostró que aquí sí es dónde. Pero la GRAN incógnita… ¿y Tavo? (bajista y miembro original de Resorte)

Foto: OCESA/Lulú Urdapilleta
Foto: OCESA/Lulú Urdapilleta
Foto: OCESA/Lulú Urdapilleta

Kadavar

“¡Hola buenas tardes!” , fue lo que Christoph “Lupus” Lindemann, dijo en tropezado español, luego de abrir con “Skeleton Blues” y “Doomsday Machine”, par de retropsicodélicas canciones con las que Kadavar prendió al público. Sólo tres en el escenario, pero suficientes para inundar de sonido los alrededores del Heaven Stage del H&H festival.

Se siguieron con “The Old Man”, “Pale Blue Eyes” (no la de Velvet Undergound) y la espesa “Into the Wormhole”. Atascado y alucinante el baterista Christoph “Tiger” Bartel, quien haciéndole honor a su apodo salió enfundado en un traje cuasi felino. Final delirante con “All Our Thoughts” y “Come back life”.

Foto: Raúl “Kigra” / OCESA
Foto: Raúl “Kigra” / OCESA
Foto: Raúl “Kigra” / OCESA

The Darkness

Hard Rock inglés con tintes de glam que, pese a la intensa lluvia, logró abarrotar el Alternative Stage del H&H. Puro hit tras hit: “Barbarian”, “Solid Gold” y “Stuck in a Rut”, fueron las que por fin lograron encender al mojado público… No fue sencillo, pero con el “Ole, ole, ole… Darkness, Darkness” comenzado con la guitarra de Justin Hawkins sacudió el entumecimiento.

Set rápido, quizás tanto como la ejecucion de la esperada “Get your hands off my woman”…que se la echaron como diciendo “¡ya vamonos!… Pero no, siguió “I Believe in a Thing Called Love” y, para rematar, un Hawkins nadando entre el público, tocando con la guitarra detrás de la espalda, dejándose manosear y adorar, como el rockstar que es.

Mastodon

¿Querían calentarse de la fría lluvia? Pues para eso y para dejar al público bien puesto (en todo sentido) para Deep Purple subió al escenario Mastodon. Metal contundente con giros progresivos que hizo sacudir las mojadas matas de sus aguerridos fans.

“Sultan’s Course”, “Divinations” y “Colony of Birchman” abrieron la poderosa presentación de Sanders, Kelliher, Dailor y Hins. Como ni mandado a hacer, cuando la lluvia arreciaba más sonó “Ember city”: And if I want you to stay / What do I say to you? /What do I say to you?, cantó Troy Sanders, para los indecisos en ir a buscar refugio del aguacero o aguantar vara. No mucho: bastó con verlo aporreando su bajo y dejarse llevar con los visuales que acompañaban al alucinante sonido.

Y si de visuales hablamos, nada como los naturales. Rayos cayendo mientras Brann Dailor le pegaba a la batería, especialmente aquel que cayó en “Precious Stones”, que hizo lanzar alaridos entre el público, que se prendió más cuando la banda se rifó con el ya clásico “High Road. Conciertazo.

L7

Donita Sparks y compañía por fin decidieron darse una vuelta por México para enseñar de qué se trata cuando la gente habla de Riot Grrrrrrrrrrrrrrrl Bands. Garage, heavy, punk metal, noise y un toque de pop. Todo métanlo en una sabrosa licuadora y tienen a las L7, aguerrida banda ochentera que todavía tiene batería.

“We are L motherfuckerpussy 7”, gritó Donita después de abrir con “Shitlist”, “Monster”, “Everglade” y la potente “Fuel My Fire”. Todo un show, sobre todo Jennifer Finch, dando gala de cómo se debe para un bajista en el escenario. Furioso cierre con “Pretend We’re Dead” y “Fast and Frightening”.

L7 en el Hell & Heavan 2018
Foto: César Vicuña / OCESA
L7 en el Hell & Heaven 2018
Foto: César Vicuña / OCESA

Tenacious D

¿Qué es Tenacious D? Es difícil explicarlo. Es metal, teatralidad que lleva a pensar que se está ante una ópera rock, es virtuosismo mezclado con algo de comedia, canciones épicas ejecutadas en menos de tres minutos. Es todo… pero definitivamente no una broma, como algunos creen.

Jack Black y Kyle Grass cumplieron la promesa y recompensaron a sus fans que se quedaron con las ganas de verlos el año pasado, luego de que su show (sold out… por cierto) tuvo que ser cancelado por causa del sismo del 19 de septiembre, para ejemplificar por qué el Metal nunca morirá (sí, como dicen en su canción “The Metal”).

“Kielbasa”, Kickapoo”, “Long Hangin’ Fruit”, “Señorita”, fueron las canciones con las que el dueto abrió una divertida, pero sobre todo, potente presentación. Black siempre bromeando con el público que también bromeó con él: “¡Nacho, Nacho, Nacho!” le gritaban entre canción y canción… y también que se rifara con alguna canción de School of rock. Memorable la teatral “Beelzeboss” y, claro, no faltó la mejor canción en el mundo: “Tribute”.

Foto: OCESA/Lulú Urdapilleta
Foto: OCESA/Lulú Urdapilleta

Megadeth

¿Qué se puede decir de Dave Mustaine que no sea perfección? Sí, sabemos que no es la persona más sonriente del mundo y que no destaca por compartir su ‘alegría’ con la gente. Pero México-Mágico, la “no sonrisa” le duró la primera canción a Mustaine, ya que a partir de la segunda rola no dejaba de sonreír. Y es que cómo no se le iba a poner la piel chinita de escuchar a casi 80,000 personas coreando “MEGADETH, MEGADTEH AGUANTE MEGADETH!” en “Symphony of Destruction”. Otra rola que también fue épica, fue “Peace Sells”, todo mundo cantando con los puños en el aire. No se diga “Holy Wars”, con esta cerraron y cachamos a más de uno llorando de ver a Mustaine en acción.

Megadeth

Dave Mustaine
Foto: César Vicuña

Judas Priest

Rob Halford como todo un dios del metal. Pero el corazón se parte de no ver a Glenn Tipton ahí arriba, ya que hace unos meses, el guitarrista abandonó el tour por que tiene Parkinson muy avanzado. Los nuevos guitarristas son excelentes, pero no es lo mismo. “Painkiller”, “Breakin’ The Law”, y “Electric Eye” sonaron increíble, y Halford como siempre lo dio todo. Aunque es notorio que la voz ya se le está acabando, la energía y personalidad sobre el escenario lo sigue distinguiendo por sobre todas las cosas. The priest is back!

Foto: Lalo Landeros

Foto: César Vicuña

Ozzy Osbourne

 A 10 minutos de las 11 de la noche, le bajaron a la música de AC/DC y las luces se apagaron para encender las pantallas. Corrió un collage de imágenes y audios que despertaron los primeros gritos. Alaridos por algunas partes, cuando en imágenes se reconoció a un ya muy lejano Ozzy niño, luego al añorado jovenzuelo que hace más de medio siglo oscureció al rock y, por último, al Ozzy venerado.

Reventó “Carmina Burana” y nuevamente todo negro. Se dejó ver un enorme lobo, mientras en el centro del escenario se dibujó una cruz gigante. La misa del Padrino del Heavy Metal comenzó. “The madness beggining”, advirtió, para comenzar con “Bark at the Moon”. “¿Cómo que se retira? Se ve entero”, le dijo un tipo a su pareja. Y sí, Osbourne inició energético. Levantando las manos para que el público le respondiera. Irradió alegría. Pero esos “gallos” en “I don’t know” fueron la respuesta… aunque eso, cuando antes ofreció uno de sus lados más oscurantistas con “Mr. Crowley”, rápido se olvidó.

Un show completo, y bastante emotivo, al igual que en Megadeth, y Scorpions, vimos a un par que no aguantaron la lágrimas, ya sea de emoción de ver al Príncipe de las Tinieblas en vivo y a todo color, o de la tristeza de saber que muy probablemente sea la última vez que venga a México. No queda más que decir, ¡Gracias, Ozzy!

Foto: Lulú Urdapilleta / OCESA

Y el tache es para…

Manson siendo Manson. Aunque inició bien, prendiendo al público con “Irresponsible Hate Anthem”, “Revelation #12” y “Deep Six”, rápido el Reverendo comenzó con sus reclamos a miembros del staff… incluso por un momento algunas personas del público dijeron “¡ya valió… se acabó!” Pero no, afortunadamente para los fans, el show continuó. “Me siento mal, fui al doctor y su prescripción fue… ¡Ve a México!”, dijo para seguir con “Disposable Teens”, “This is the New Bitch” y “mObscene” (eso sí, bien escogido el setlist).

Los problemas no desaparecieron y después la agarró con los músicos. “Disculpen, un pequeño error por las drogas… no sabe cómo entrar a la canción”, algo así dijo cuando el baterista se adelantó en “Tatooed in Reverse”. Muchas interrupciones entre canción y canción (y entre discusiones y cambios de ropa… qué tal ese emplumado para “Dope Show”), con el guitarrista usado al modo “diles que…” para que el público pidiera “otra, otra, otra, otra, otra”… Sonó “The Fight Song”, luego otra laaarga y el cierre con “The Beautiful People” (tambien con cajetiza para el baterista). Buhhhhh

Marilyn Manson en Hell & Heaven 2018
Foto: Lalo Landeros
Foto: Lalo Landeros

Y mención honorífica a Refused, que se echaron un cover de “Raining Blood” de Slayer, y la lluvia fue ese ALGO que hizo que fuera estúpidamente épico.

También mención honorífica para Gojira, qué brutos… cuánta perfección y potencia en un mismo escenario. Se notan las horas y horas de ensayo.

Gojira en el Hell & Heaven 2018
Foto: OCESA / Raúl “Kigra”
Comentarios