¡Hasta siempre, Ozzy! 🙏🏻 Así fue su último concierto en México en el Hell & Heaven 2018

Cierre del Festival Hell & Heaven y, quizás, de toda una historia en la música. Ozzy Osbourne, el vocalista de Black Sabbath, pisó quizás por última vez los escenarios mexicanos. Al menos es lo que se dice, ahora que inició su gira “No More Tours 2”.  ¿En serio es el fin? Bueno, él mismo dijo para la Rolling Stone que “no se está jubilando”… sin embargo, dejará de hacer giras mundiales. Es decir, a ver cuándo vuelve por estas tierras. Si es que lo hace…

Foto: César Vicuña / OCESA

Nada de esperas. A 10 minutos de las 11 de la noche, le bajaron a la música de AC/DC y las luces se apagaron para encender las pantallas. Corrió un collage de imágenes y audios que despertaron los primeros gritos. Alaridos por algunas partes, cuando en imágenes se reconoció a un ya muy lejano Ozzy niño, luego al añorado jovenzuelo que hace más de medio siglo oscureció al rock y, por último, al Ozzy venerado. Tal como ahora lo conocemos.

Reventó “Carmina Burana” y nuevamente todo negro. Se dejó ver un enorme lobo, mientras en el centro del escenario se dibujó una cruz gigante. La misa del Padrino del Heavy Metal comenzó. “The madness beggining”, advirtió, para comenzar con “Bark at the Moon”. “¿Cómo que se retira? Se ve entero”, le dijo un tipo a su pareja. Y sí, Osbourne inició energético. Levantando las manos para que el público le respondiera. Irradió alegría. Pero esos “gallos” en “I don’t know” fueron la respuesta… aunque eso, cuando antes ofreció uno de sus lados más oscurantistas con “Mr. Crowley”, rápido se olvidó.

Foto: César Vicuña / OCESA

Tres hits ochenteros, pero The Madman se fue más atrás: “Fairies Wear Boots”, primer tema de Black Sabbath de la noche, para después pasar lista a “Suicide Solution” y “Road Nowhere”. Y luego.. la cruz que nunca se borró del escenario se envolvió en llamas: “Warpigs” y todo mundo tarareando/coreando el riff de Tony Iommi ejecutado por Zakk Wylde. Alucine con el que Ozzy desapareció de escena para dejarle el show a sus músicos. Eternos solos que impacientaron a parte del público que, para ese punto del show, comenzó a buscar la salida. Porque… muy virtuoso Wylde (que hasta con los dientes le rasgueó a la guitarra) y el resto de la banda,  pero vamos, no son a los que la gente quería en el escenario, ¡queremos a Ozzy!

Foto: Lulú Urdapilleta / OCESA

Osbourne regresó con “Shot in the Dark”, con ese piano tan deliciosamente ochentero como el video de la canción. Tenía que ser, con cuatro décadas en solitario el de Sabbath evolucionó y se fue adaptando a sus tiempos. Y sus fans a su música, aplaudiendo casi con la misma intensidad Ia dulce power ballad “Mama, I’m coming home”, así como la delirante y frenética “Crazy Train”. Al terminar esta última fue el primer y único “encore” del show… que no duró ni 10 segundos, porque rápidamente Ozzy y compañía ejecutaron, precisamente, “Mama…”

Foto: César Vicuña / OCESA

Y la gente, aunque aplaudiendo y coreando las canciones en el camino, seguía saliendo. ¿Será que hay la seguridad de que ésta no fue la despedida definitiva? Por si las dudas, los muchos que se quedaron sacaron la reserva de energía para frenéticamente seguir las notas del gran cierre. No podía ser otra., ¿cuál más? “Paranoid” y la misa terminó. La gente pudo ir en paz.

Setlist

Bark At The Moon

Mr. Crowley

I don’t know

Fairies wear boots

Suicide Solution

Road to nowhere

Warpigs

Shot in the Dark

I don’t want to change the world

Crazy Train

Mama I’m coming home

Paranoid

Foto: César Vicuña / OCESA

Y para ponernos aún más nostálgicos y recordar lo perfecto que fue este fin de semana, (si es que estuviste por ahí), o para que te arrepientas sin control por no haber ido pero quieres ver qué tal se puso, acá te dejamos unas fotos bien tenebrosas de lo increíble que se puso el Hell & Heaven 2018 con los mejores rostros: