Aquí nos tocó vivir

#PUM Hacen chamba de la SFP y encuentran que declaraciones son poco confiables

Y después de que la Secretaría de la Función Pública (SFP) dijo que tardaría 221 días y que le costaría más de un millón y medio de pesos para armar un formato abierto de todas las declaraciones patrimoniales de los funcionarios, la organización Data Cívica puso en jaque al gobierno federal y creó una base de datos que contiene toda esta información.

¿Qué tal, eh?

Pero eso no es todo, lo que encontró Data Cívica resulta un bochornoso testigo en el tema de la transparencia en México, en 2017: el 73% de los funcionarios federales decidió no hacer pública su declaración patrimonial y los que sí lo hicieron, bueno… no existe una certeza de que los datos publicados en el portal Declaranet, administrado por la SFP, sean confiables y correctos.

De acuerdo con Data Cívica, el 2% publica de manera parcial su información y sólo el 15% la publica en su totalidad.

¿México transparente?

El año pasado, de acuerdo con el reporte que dio Data Cívica en conferencia de prensa, hubo 39 dependencias en donde el 100% de sus funcionarios se reservó la publicación de su información patrimonial.

Uno de los casos más extremos y bizarros que encontró Data Cívica fue el de un funcionario de la SFP, que labora en la coordinación de asesores de esta dependencia.

El funcionario decidió llenar el formulario con información fake (falsa), comenzando por su nombre.

Y el engaño sucedió así: el servidor público en vez de escribir su nombre, escribió cuatro veces la letra “A” y dos veces la letra “D”: AAAADD. Sus dos apellidos los completó con el mismo truco: cuatro veces la letra “A”.

Así, la captura del nombre del funcionario en Declaranet quedó como: AAAADD, AAAA AAAA.

El resto de su declaración la llenó de la misma manera —el funcionario indicó, por ejemplo, que tenía un dependiente económico que trabajaba en la empresa “333”, desde hace “222” años.

Lo más increíble es que está información ha estado en Declaranet desde 2013, sin que la SFP se diera cuenta de los datos bizarros de este funcionario o funcionaria.

“Hicimos lo que la SFP se negó a hacer”

“Construimos una base de datos abierta y accionable con las declaraciones patrimoniales de los funcionarios federales”, explicó Data Cívica.

Una gran labor para un tema preocupante, pues esta Secretaría es la responsable de vigilar que se cumpla con los estatutos de la declaración patrimonial.

Sin embargo, la SFP no es una dependencia que se ha caracterizado por su transparencia, dijo la organización.

Tan sólo en 2014, el 84% de los funcionarios de la SFP decidió no hacer pública su información patrimonial, mientras que el año pasado el porcentaje fue de 90%.

Ante esto, la SFP se escudó publicando en Declaranet la leyenda: “La obligación de los servidores públicos para presentar sus respectivas declaraciones de situación patrimonial y de intereses que no se encontraba como obligatoria hasta antes del 19 de julio de 2017”.

Además, en un comunicado reconoció el esfuerzo de las organizaciones de la sociedad civil que puso  a “disposición de los ciudadanos” esta base de datos  y anunció que a partir del  30 de junio “pondrá a disposición de la sociedad toda la información pública, en datos abiertos, de las declaraciones patrimoniales de los servidores públicos”.

Para este año, según la Ley General de Responsabilidades Administrativas, aprobada en junio de 2016, las declaraciones patrimoniales serán públicas en los próximos meses y con excepciones se restringirá el acceso a los datos que puedan afectar la vida privada de los funcionarios.

Este paso y la creación de 1560000.org —plataforma que contiene el historial de las declaraciones patrimoniales de los funcionarios y que lleva por nombre el costo que argumentó la SFP para crearla— son el efecto de lo que se puede armar ante un “NO” del gobierno federal. Aplausos para Data Cívica:

**Foto de portada: @datacivica

Comentarios