LeBron James no es humano

Esta postemporada, con el peor equipo que James ha tenido en los últimos 10 años, ya avanzó a la final de conferencia barriendo al número uno del Este y se ve muy cerca la posibilidad de que llegue a su octava final consecutiva. Octava. ¡Ocho veces seguidas!

James tiene 33 años, y no ha disminuido su productividad un segundo. Si acaso, este año tuvo una de sus mejores temporadas, y por la forma en que cuida de su cuerpo, no se ve que vaya a desacelerar en ningún momento pronto. 

LeBron James
Getty Images

Esta campaña LeBron anotó más de 2,000 puntos, tuvo más de 500 rebotes y más de 500 asistencias. En su temporada #15, es el jugador más viejo en lograr eso. Pero esta es su octava campaña consecutiva en que lo logra, un récord que solamente él tiene. 

En febrero, LeBron se convirtió en el primer jugador en la historia en alcanzar 30,000 puntos, 8,000 rebotes y 8,000 asistencias durante su carrera. No hay nadie ni siquiera cerca de estar con él en esos niveles.

LeBron James
Getty Images

Michael Jordan aún tiene más puntos, pero está 1,400 rebotes y 2,400 asistencias por debajo de los números de James. Al final de esta postemporada, LeBron será el sexto máximo anotador en la historia de la Liga y se quedará a unos 1,000 puntos de Jordan, quien es cuarto.

Con un equipo francamente desbalanceado y deficiente, LeBron ha tenido que ser un superhombre en estos playoffs, y lo ha sido. Primero contra Indiana hizo cosas como esta:

En el segundo juego de esa serie, anotó 46 puntos, en el quinto 44 y en el séptimo y decisivo juego de esa serie, James tuvo 45 puntos, 9 asistencias y 7 rebotes.

En la segunda ronda, contra Toronto, James no necesitó números tan espectaculares, al menos para él. Anotó 26, 43, 38 y 29, pero su sola presencia hizo que los Raptors se desvanecieran, al grado que los fans ahora le llaman “Lebronto”, porque James ha sido dueño de los Raptors los últimos años. Esta jugada le rompió el corazón a toda una ciudad:

Y ya en el cuarto juego de la serie, en una barrida espectacular, James se sentía con la confianza de intentar lo que fuera.

Si LeBron logra avanzar a la Final, tendrá más finales disputadas que casi cualquier jugador en la historia, y aunque su récord no sea el mejor, también ha sido por dos factores: jugar en equipos mediocres o enfrentarse a rivales históricamente buenos. Sus tres finales contra Golden State deberían tener un asterisco.

LeBron James
Getty Images

En dos de ellas, LeBron perdió, pero le ganó al mejor equipo de temporada regular de todos los tiempos, viniendo de estar atrás tres juegos a uno. En su primera final, el equipo que tenía alrededor era pésimo, y este año el elenco que tiene no es tan fuerte como cuando estaba en Miami o como lo ha sido las últimas tres campañas.

Llegar a la Final sería un logro en sí. Ningún equipo ha podido dejar fuera a LeBron en el Este en los últimos siete años, y en 2018 está muy cerca de lograrlo.

Comentarios