Y en la nota idiota del día: se vestían de “astronautas” para estafar empresarios… ofrecían equipo de la NASA

Por increíble que parezca, los sofisticados los trajes que portan los individuos que engalanan las fotos de esta nota son falsos… ¡Quéee! ni se lo esperaban, ¿verdad? Pues tampoco los nada astutos empresarios que se dejaron estafar por este par.

Sucedió en India. Padre e hijo afirmaban trabajar para la NASA y, así, ofrecían equipos con cualidades fuera de este mundo: una pin$%&/e tablita que vendían en 14.3 millones de rupias (unos 210 mil dólares). Claro, para hacer infalible que los “pichones” cayeran en su juego de palabras el dueto cósmico llegaba enfundado en poco convincentes trajes hechos a partir de envolturas de Carlos V.

 

Lo increíble de este asunto no es la supuesta propiedad del equipo que vendían Virendra Mohan Brar, de 56 años y su hijo Nitin Mohan Brar, de 30 años, sino que -según la policía- al menos 30 personas le entraron a invertir en el inexistente proyecto bautizado como “Rice Puller”…

Y bueno, ¿en que consistía? Pues parece que sí le metieron algo de ingenio al asunto: según Alok Kumar, comisionado adjunto de la policía de Nueva Delhi, los estafadores ofrecían una placa que, juraban, había sido alcanzada por un rayo. La inerte barra estaba cubierta de imán líquido, y con ella “atraían” granos de arroz bañados con limadura de hierro… y ya. Algo así:

¿Qué beneficio podría sacarse de tal objeto? Hasta el momento se desconoce… pero debe haber sido un buen verbo para dejarse convencer. Aunque bueno, enfundados en esos trajes metálicos, ¿cómo dudar que trabajaban en la meritita NASA?.

Los fundadores de la falsa start-up aseguraban que eran representantes de la Agencia Espacial y que el proyecto espacial era desarrollado en conjunto con la Organización para el Desarrollo e Investigación de Defensa (DRDO)… obviamente, una vez completado el proyecto, todo mundo se vería beneficiado con ganancias estratosféricas.