“La abuela peregrina”, la ancianita que ha caminado desde Monterrey para llegar a la Basílica de Guadalupe

Foto Destacada: El Universal

Seguramente has escuchado a tus tías o a tus abuelas decir que “la fe mueve montañas”, en el caso de “La abuela peregrina” ese dicho aplica perfectamente. Y no, no lo decimos porque la señora literalmente haya movido algo, nos referimos al hecho de que a sus 94 años esta ancianita se ha aventado una travesía que pocos se atreverían: caminar mil kilómetros, desde Monterrey hasta la CDMX, para llegar a la Basílica de Guadalupe. 

Foto: El Universal

El recorrido de “La abuela peregrina”, cuyo nombre es Emma Morosini, inició el pasado 3 de abril en Monterrey y ya lleva poco más de un mes caminando y cerca de 400 kilometros avanzados. Aunque su ruta la inició sola, en el camino de repente la acompañan algunas personas que la reconocen: “Yo camino sola, rezando, con un carrito donde guardo el pan y el agua. Pero en el camino me encuentro con tantas personas maravillosas que optan por caminar un tramo de la ruta conmigo”, ha dicho Emma a varios medios internacionales.

Foto: El Universal

Elementos de Seguridad Civil y policías de diferentes estados de la república también la han cuidado en sus trayectos. De hecho este sábado 12 de mayo Morosini fue recibida por Protección Civil del municipio de Tlalnepantla, Estado de México, en donde probablemente pase la noche en las instalaciones de Bomberos de Cuautitlán Izcalli, para seguir su camino el domingo a las 7 de la mañana.

Foto: Especial

“La abuela peregrina” es una ex-enfermera originaria de Italia. A pesar de su edad, esta señora es una máster en el tema de las peregrinaciones, pues lleva 23 años caminando enormes distancias para llegar a los santuarios de la virgen más famosos del mundo. Por ejemplo al de la Virgen de Lourdes, en Francia; el de Fátima, en Portugal; el de Aparecida, en Brasil; el de Pontmain, en Francia; el de Jerusalén, en Israel; el de Luján, en Argentina, entre otros.

Foto: Especial

Emma Morosini inició en las peregrinaciones como una forma de agradecerle a la Virgen por haberla ayudado en una importante cirugía que le hicieron cuando tenía 67 años. Ahora lo hace con la intención de pedir por los jóvenes y la paz mundial. Y si piensas que por su edad es peligroso lo que hace, no te preocupes, pues constantemente los paramédicos que se la encuentran le hacen su chequeo médico y confirman que la doñita está más fuerte que un roble.

Chale, y uno aquí nada más se cansa de subir las escaleras del metro. 🙁

Con información de: El Universal, Reporte Indigo  

Comentarios