Apertura de Embajada de EU en Jerusalén deja choque entre ejército y palestinos

Miles de palestinos se movilizaron este día para protestar contra el traslado de la Embajada de Estados Unidos, en Israel, de Tel Aviv a Jerusalén, sin embargo, la respuesta del gobierno israelí ha desencadenado una represión violenta que ha dejado hasta el momento el saldo de al menos 52 personas muertas y cientos de heridos, en el límite de la franja de Gaza con Israel.

De acuerdo con El País, un portavoz del ejército israelí aseguró que pese a las advertencias del ejército más de 35 mil palestinos han participado en los disturbios, en la zona que separa a Palestina e Israel.

Según el ejército, los manifestantes arribaron a estos puntos con bombas incendiarias y explosivos, para protestar contra el traslado de la Embajada de Estados Unidos y con motivo de la Marcha del Retorno, que pide el derecho de los refugiados a regresar a sus hogares.

Las autoridades de Palestina confirmaron que la primer persona que perdió la vida en estos enfrentamientos fue un joven de 21 años, Anas Qudieh, quien recibió el impacto de bala, en la zona este de Jan Yunis.

El servicio de emergencias Media Luna Roja, el equivalente local a la Cruz Roja, confirmó que la mayoría de los heridos fueron por impactos de bala y el resto por disparos de metralla, inhalación de gases, golpes y contusiones.

Embajada de Estados Unidos en Israel manifestaciones
Heridos tras la manifestación disuelta contra la Embajada de Estados Unidos en Israel. Foto: Khalil Hamra/AP/dpa

Debido a la magnitud del choque entre ejército y manifestantes, la frontera ya ha sido declarada zona militar cerrada, por lo que escuelas, universidades, bancos e instituciones públicas suspendieron actividades.

Convocatoria para protestar

De acuerdo con la agencia EFE, camiones y autobuses se desplazaron hacia distintos puntos de la zona para recoger a los habitantes palestinos y llevarlos a la frontera con Israel, donde se llevarían a cabo las marchas.

Las mezquitas también participaron en la convocatoria y desde sus altavoces pedían a los ciudadanos a que se unieran a las protestas, en las que se contemplaba la participación de un millón de palestinos.

Al llegar a la frontera, testigos relataron que los manifestantes lograron romper la valla divisoria, lo que propició que varios ciudadanos cruzaran al territorio israelí.

La respuesta del gobierno de Israel fue una fuerte ofensiva contra los ciudadanos y, por lo pronto, reforzó la seguridad en esta zona, con el aumento del número de batallones de combate, unidades especiales, fuerzas de inteligencia y francotiradores.

Además, por aire, el ejército distribuyó folletos en el que advierte que no tolerará daños a la valla de seguridad: los que se acerquen “pondrán en riesgo su vida“.

En Jerusalén, especialmente en el edificio que será sede de la Embajada de Estados Unidos, también se ha reforzado la seguridad.

El primer ministro palestino, Rami Hamdala, condenó el traslado de la Embajada de Estados Unidos a Jerusalén en la víspera de la conmemoración de los 70 años de la Nakba, que provocó el éxodo de más de 700 mil palestinos con la creación del Estado de Israel —lo que supuso el desplazamiento obligatorio de la población autóctona en lo que era el territorio del Mandato Británico de Palestina—.

Trump celebra

Por su parte, Donald Trump, presidente de Estados Unidos, celebró esta mañana con un tuit el traslado de la Embajada norteamericana a Jerusalén:

“Un gran día para Israel!”.

En Jerusalén, la delegación estadunidense encabezada por la asesora e hija del mandatario, Ivanka Trump, inauguró la embajada y develó la placa con la que Estados Unidos reconoce a Jerusalén como la capital de Israel.

“Israel es una nación soberana como cualquier otra y puede elegir su capital. Sin embargo, durante muchos años fallamos en reconocer lo obvio: la realidad de que Jerusalén es la capital de Israel”, dijo Donald Trump en un video que se transmitió durante la ceremonia de apertura.

Mientras en la frontera entre este país y Palestina llueven balas y se da el enfrentamiento entre civiles y ejército.

**Foto de portada: Khalil Hamra/AP/dpa

Comentarios