5 cosas que aprendimos en el juego 1 entre los Celtics y los Cavs

Esta era la Final de Conferencia que todos esperábamos, pero no teníamos idea de que se iba a dar así.

Después de que los Celtics y los Cavaliers intercambiaran jugadores antes de iniciar la campaña, ambos equipos se veían revitalizados y listos para competir por llegar a la Final de la NBA. Pero las piezas centrales de ese cambio, Isaiah Thomas y Kyrie Irving, no figuran para nada en la serie.

Celtics-Cavaliers
Getty Images

Thomas fue cambiado a los Lakers por un par de jugadores de rol en febrero y Kyrie Irving sufrió una lesión en la rodilla que lo dejó fuera el resto de la campaña.

Y sin embargo, aquí estamos, con Boston-Cleveland buscando un lugar en la Final. Estas son algunas cosas que aprendimos después del primer partido de la serie:

  1. LeBron James también tiene días malos

Después de dos rondas en las que James se veía imbatible y en las que decidió convertirse en Superman, el juego #1 contra Boston fue un duro golpe. Tal vez fue el verde del TD Garden lo que actuó como kriptonita, pero LeBron tuvo uno de sus peores juegos en postemporada en toda su carrera, metiendo solamente 15 puntos y entregando el balón 7 veces.

LeBron James 2018
Getty Images

En comparación, durante los cuatro partidos frente a Toronto, solamente perdió el balón ocho veces en total.

  1. Marcus Morris merece todo nuestro respeto

Antes del primer partido, el jugador de los Celtics tentó al destino al declarar que, fuera de Kawhi Leonard, él era “probablemente el mejor para cubrir a LeBron” de la Liga. Ups.

Todos esperábamos que James le tratara de callar la boca con una actuación espectacular, pero Morris respaldó sus declaraciones con una de las mejores defensas que alguien le ha pusto a LeBron en mucho tiempo.

Marcus Morris
Getty Images
  1. LeBron es un genio

Al terminar el partido, además de decir que no tenía absolutamente ninguna preocupación en la vida sobre el segundo partido de la serie, LerBon contestó a una pregunta de una reportera con una narración precisa jugada a jugada de las primeras secuencias del inicio del cuarto cuarto. De memoria.

  1. Brad Stevens debería ser el coach del año

Los Celtics adquirieron a dos superestrellas para esta campaña: Irving y Gordon Hayward. Hayward se perdió toda la campaña después de romperse la pierna en el juego inaugural (frente a los Cavs, curiosamente), e Irving no ha participado en toda la postemporada. Marcus Smart y Jalen Brown, dos jugadores importantes en el roster, se han perdido partidos importantes.

Sin embargo, Stevens mantuvo al equipo competitivo a pesar de todo y en el primer juego contra los Cavs plantó al equipo de tal forma que no importaba quién estuviera en la cancha, los Celtics no perdieron la forma en todo el juego.

Brad Stevens
Getty Images

Hace unos días se anunció que la Asociación de Entrenadores de la NBA nombrará a Dwayne Casey, de Toronto, como Entrenador del Año, y que a Brad Stevens no le dieron ni un voto.

Este premio, que no es el de Coach del año de la NBA, es votado por los demás entrenadores de la Liga. Hoy, Casey ya no tiene trabajo con los Raptors y Stevens está a tres triunfos de llegar a la Final.

  1. No hay que sobresaltarnos demasiado

Si algo nos ha enseñado la NBA una y otra vez, es que los primeros partidos de una serie no suelen ser indicativos de lo que sucederá en los demás juegos.

Si bien el equipo que gana el primer juego en una serie al mejor de siete termina ganando más del 76% de las veces, hemos visto a equipos repartir palizas en el juego 1 y acabar perdiendo de fea forma.

Celtics-Cavaliers
Getty Images

Ejemplo de esto son los Rockets de Houston del año pasado, que aplastaron a San Antonio en el primer enfrentamiento y acabaron la serie humillados.

Mientras los Cavs tengan a LeBron James, cualquier cosa puede pasar, y si de algo estamos seguros, es de esto: LeBron no va a volver a tener un juego tan malo en lo que queda de los playoffs.

Comentarios