#EmergenciaNacional: FRDZ, folclore mexicano envuelto con math rock

El math rock mexicano es todavía un género incipiente, pero más tardamos en decir esto que en salir cada tanto tiempo un gran número de bandas independientes que van nutriendo a este rock matemático en el país, una de ellas, por ejemplo, es FRDZ (que se pronuncia “Fernández”).

Y es que podrá cada banda destacable imprimir su sello en cada corte del que se van armando un arsenal en plataformas como Spotify, Bandcamp o YouTube pero, en el caso de los del bajío (Aguascalientes), la marca es esa envoltura que cubre a su “proyecto audiovisual”, como ellos decidieron etiquetarse.

FRDZ entrevista Emergencia Nacional

Iniciando a manera de juego, Said, Ubaldo, Néstor y Juan Carlos decidieron dejar las bromas para abrirse paso en la escena nacional independiente y, con poco tiempo como agrupación (pero ya con sus años como amigos), a FRDZ, la fórmula para quebrar sus limitantes de provincia, les ha salido muy bien.

“FRDZ nace por una plática con Chavo (Austin Tv / Industrias WIO) él nos sugirió que para la distribución en línea teníamos que tener un nombre de más fácil acceso a la hora de aparecer como primeros resultados en las plataformas de streaming o búsqueda, por ello decidimos simplificar Fernández a FRDZ. Obvio los primeros resultados eran para bandas famosas del género ranchero. FRDZ nos ha servido bastante para destacar sobre este tipo de búsquedas”.

El proyecto que han trabajado engloba no sólo un trabajo minucioso en cada canción y cada contenido visual que agregan a sus presentaciones, sino que también se compone de un discurso con el que la agrupación pretende desprender al folclore mexicano de su significado. y darle un nuevo sentido dentro del math rock y el rock progresivo.

“Cada una de las composiciones tiene como fin desglosar musicalmente palabras con mucha carga cultural en este caso la mexicana”.

Para FRDZ, lo que su público vea cuenta, pues es una manera de explicar su desprendimiento de las asociaciones de palabras como “Fernández” al género ranchero.

“Desde su concepción el proyecto buscaba mucho la inclusión de visuales, en un principio se pensaban ‘patrones’, desde figuras, movimiento, etc. Luego nos gustó mucho la idea de crear un nexo con la cultura mexicana, esto lo pudimos lograr con nuestro primer videoclip ‘Habanero’. Ahora, en presentaciones en vivo estamos trabajando ideas desde mapping, luces led, estructuras para presentar ya más en concreto un ‘live visual show’ en su totalidad y llevar al siguiente escalón el proyecto en este tipo de presentaciones. Esperamos compartirles más info en próximos meses…es una sorpresa aún”.

Como proyecto, los integrantes de la banda consideran a éste una “mini empresa”, en donde también el dinero, el tiempo y el arduo trabajo son claves para sobresalir.

“Lo más difícil en ocasiones es hacerte a la idea de que tienes mucho, mucho trabajo por hacer como proyecto, esto es una inversión de dinero, tiempo y esfuerzo. Algunas veces falta una más que otra, pero ahora la idea de trabajo de tener una banda es como una micro empresa. Debes de ser un “todólogo”, y creemos que es lo más complicado, quitarse de paradigmas de antaño de cómo se creía podías tener éxito.

Hoy en día el rock es un trabajo diario que conlleva mucho sudor y lágrimas, pero al final vale la pena el resultado”.

Foto: Salvador Arce

Y sí, pues aunque -y como mencionamos al inicio- la escena del math rock no es una por la que se distinga México, existen cada vez más exponentes que se adhieren a este género y lo nutren de diferentes matices.

“Es un género un tanto desconocido aún en México, pero hemos constatado una escena emergente que trae exponentes del género como DJ Perro, Ikiatari, Wohl, Awful traffic, De Osos, For Dummies, Yo Triceratop, Jean Loup y muchas más con una calidad impresionante, que no le piden nada a bandas de fuera. Nos da un gusto enorme ser parte de este movimiento que se está creando a lo largo de la república”.

Si a la escasa difusión del género le sumamos las condiciones de la escena musical en provincia, en donde, según algunas bandas es complicado sobresalir, pensaríamos que es más fácil irse de “mojado” a Estados Unidos que posicionar a una banda, pero los integrantes de FRDZ no ven esto como una desventaja.

“Hoy en día, no creemos que sea una limitante vivir en provincia o cualquier otro lugar mientras exista internet. El proyecto ha recibido buenos comentarios en México y fuera del país. Lo importante aquí es tener un proyecto sólido con buena propuesta y un gran trabajo constante que logre llamar la atención de personas que gusten de tu música y/o involucradas en la escena del género en cualquier parte del mundo”.

Poderosas guitarras y una estampida en la batería es lo que distingue a este conjunto hidrocálido. Su sonido es envolvente y atrapa a cualquiera entre ritmos que suben y bajan acelerados pero con gran precisión.

Por ahora, FRDZ, ejemplo vivo del “Do it yourself” cuenta ya con su primer EP homónimo y, según Juan Carlos, esperan pronto ir llenando espacios en el calendario para sumar más presentaciones a su bolsa.