Porn Pass, la nueva ley que privatizará el porno en Reino Unido

En un intento por mantener a los niños alejados  de películas e imágenes con contenido sexual explícito en línea, el parlamento del Reino Unido planea condicionar el acceso a algunas páginas de porno en Internet a aquellas  personas que  cuenten con la tarjeta ‘Porn Pass’, la cual estará a la venta en  puestos de periódicos y tiendas de la esquina para que los encargados puedan verificar que aquellos que la adquieran  sean exclusivamente personas mayores de 18 años.

Los ciudadanos británicos aficionados al cine para adultos tendrán que desembolsar 10 libras, el equivalente a unos 266 pesos mexicanos para comprar el ‘Porn Pass’, una tarjeta que avala la mayoría de edad, con un código de identidad  único de 16 dígitos con el que se tendrá acceso a más de 20 sitios porno además de que servirá como credencial para comprar por Internet productos restringidos a menores de edad como alcohol  y armas.

contenido Internet
Shuterstock

Esta iniciativa pretende luchar contra los sitios que ejercen grooming y la corrupción de menores a través de ganchos estratégicos que inducen a los menores a dar clic en el  sitio web. La problemática en Reino Unido,  es mucho más grave de lo que se puede esperar; en 2015, un  millón 400 mil niños ingresaron a páginas porno en un lapso de 30 días, la mitad de ellos tenían entre 6 y 14 años.

El año pasado, el sitio de pornografía con mayor número de usuarios, Pornhub, publicó su ranking de consumo a nivel mundial que sólo vino a  confirmar  las estadísticas, Reino Unido es el segundo país en todo el planeta que ve más pornografía, por lo que las posibilidades de que un niño británico confunda el contenido de Marvel., con las parodias porno de Marvel, son infinitas.

La nueva propuesta de ley para regular tanto los sitios que ofrecen pornografía,  como a los usuarios británicos  que la consumen, pretende dar el primer paso hacia la protección de los infantes en Internet, sin embargo aún falta un largo camino para que sea tangible.

Distribuidora de revistas porno
PxHere

Se esperaba que la ley entrara en vigor en abril pasado, pero fue postergada hasta que  el gobierno pueda   asegurarse  de que la misma no coarte algunas de las libertades establecidas en las Convenciones Constitucionales Parlamentarias.

Por otra parte, los 25 millones de británicos que visitan regularmente  sitios porno   y que estarán obligados a comprar el ‘porn pass’ en el puesto de periódicos a cambio de su identificación oficial, se han mostrado en contra de la propuesta legislativa.

Algunos cuestionan la privacidad que tendrán sus  datos, otros acusan al gobierno de usar el Porn Pass como pretexto para recaudar dinero, y otros más que otros más, con mejor sentido del humor,  no paran de hacer bromas al respecto.

Mientras que los expertos consideran que la solución al problema no está en enfocarse en los adultos, sino en los jóvenes que cuentan mayor conocimiento de tecnología y lo utilizan como ventaja para saltar las restricciones al usar  redes de VPN con la finalidad de navegar desde direcciones IP extranjeras o “pescar” sitios de pornografía clandestinos.