Soy Mundialista Episodio 3: Ricardo Peláez y su gran sueño cumplido

23 días nos separan del inicio de la Copa Mundial de Rusia 2018. 23 días de noticias, de esperanzas, de juegos amistosos, de expectativas y de muchas ilusiones. 23 días para llenar el álbum y sobre todo, ¡23 días para conseguir una pantalla gigante y una buena lista de pretextos que nos permitan ausentarnos de la oficina durante el mundial para disfrutar de los mejores partidos!

Y es que la vida, se mide en mundiales, y los mundiales en anécdotas imborrables que se vuelven parte de nuestra vida. Es por ello, que previo al inicio de Rusia 2018, unimos fuerzas con algunos de los mejores jugadores que han tenido el honor de representar a México en diversas Copas del Mundo y compartir sus historias a ras de cancha. ¿Cómo se vive una concentración? ¿Qué pasa por la mente y el corazón de cada uno de estos guerreros al momento de salir al campo?  ¿Al anotar un gol?  Y sobre todo ¿al pasar de héroes a villanos?

A 23 días de Rusia 2018, en Sopitas.com decimos Soy Mundialista y los invitamos a compartir sus historias y recuentos de la selección nacional en las diversas copas del mundo, con el #SoyMundialista en redes sociales y arrancamos con el tercer capítulo dedicado a Ricardo Peláez.

Foto: Mexsport

***

Bien dicen que el derecho de soñar no figura entre los treinta derechos humanos que las Naciones Unidas proclamaron en 1948. Pero si no fuera por él, por el derecho de soñar y por las aguas que da de beber, los demás derechos se morirían de sed. Ricardo Peláez cumplió cada uno de sus sueños. Jugar futbol profesional, debutar, ser titular, jugar con la selección, y marcar un gol en el Mundial…

 “En el 90 nos quedamos fuera por lo de los cachirules. Era una edad extraordinaria para mi.En 94 ya con 31 años, en la última lista, haciendo toda la eliminatoria con la Selección y compitiendo con Hugo Sánchez, Luis Flores, Luis García, Guzmán, Salvador, en la última lista, habiendo sido parte de toda la eliminatoria, me quede fuera, ese día lloré”….

Pero un buen día, Ricardo Peláez logró el delirio a través de su sueño cumplido.

Acá te dejamos el capítulo 1 y 2  por si te lo perdiste: