Sin autorización y sacándola de contexto Meade usó una de mis imágenes, denuncia fotoperiodista de “Proceso”

Cuando en 1994 el fotógrafo Marco Antonio Cruz retrató a la campesina Andrea Islas García, quiso mostrar cómo miles de personas del campo vivían en la pobreza, resultado de los gobiernos del PRI… pero eso les valió gorro a los genios de la campaña de José Antonio Meade, quienes nomás le pusieron un texto encimita – y ni el crédito del respectivo fotógrafo – y ‘amonos: lista para que la gente vea lo que espera “con ya saben quién”.

Ayer en redes sociales, el ahora coordinador de fotografía de la revista Proceso, se vio en la penosa (pero sabrosa) necesidad de denunciar públicamente la acción tan chaka de la campaña del priista: 1) por ni siquiera pedirle permiso para utilizarla con fines propagandísticos y 2) por dejar a la imagen fuera de contexto.

Denuncia del fotoperiodismo Marco Antonio Cruz
Imagen: Twitter / @JoseAMeadeK

Mientras que el doitor Pepe Meade usó la fotografía en blanco y negro para advertir que una dolorosa imagen como la que capturó Cruz es “lo que nos espera con la soberanía alimentaria” que propone Andrés Manuel López Obrador (y hasta con el hashtag #AsíNoAndrés), el autor de la imagen aclaró: La imagen es de Andrea Islas García, campesina, ciega posiblemente por cataratas que vivía, como miles de campesinos por la pobreza en el campo resultado de los diversos gobiernos del PRI, la imagen es de 1994 durante el gobierno de Carlos Salinas de Gortari. Buenavista, Municipio de Otumba” (Estado de México… por cierto).

La imagen fue borrada de la cuenta del buen Meade y ni siquiera una aclaración o disculpa al fotoperiodista fundado de La Jornada  y con más de 40 años de profesional…

En fin, no ha sido la de los candidatos en los últimos días con Proceso… previamente está la penosa mochada de portada que Ricardo Anaya aplicó en cadena nacional, durante la transmisión del segundo debate presidencial, realizado el pasado domingo en la ciudad de Tijuana.

Cuestionado sobre por qué le pasó tijera a la imagen de la publicación, el candidato frentista se hizo como que la Virgen le hablaba, para por fin aceptar que sí le dio corte a la imagen… pero no porque hablara mal de él, sino porque quería que la gente no se distrajera del punto que deseaba mostrar. Ahhhhh…