Los 26 programas que veías en Canal Once que seguro ya no recordabas

Una característica del ser humano es recordar el pasado. La primera vez que anduviste en bicicleta, tu primer día en la escuela, tu primera caída y un sinfín de primeras veces que jamás terminarías de contar (o recordar). Para bien o para mal, la mente guarda recuerdos, como una especie de archivos que se van quedando y que cuando menos te lo esperas, saltan dentro de la memoria para darte ese golpe de nostalgia y por consiguiente, una historia detrás de ese recuerdo.

En esta ocasión son programas y caricaturas que vimos cuando éramos niños. Desde que regresábamos de la escuela, nos instalábamos en el sillón, prendíamos la televisión y buscábamos Canal Once, cuyo contenido en ese entonces era bien seleccionado e incluso creaba programas para entretener a los pequeños. Todavía lo hace, pero la calidad que tenían las caricaturas en ese entonces ya no es la misma que hoy. En esos tiempos, los programas y dibujos animados provenían no solo de México, sino de diferentes partes del mundo. Eran una compilación de historias con sede en Reino Unido, Finlandia, Suiza, Francia, Chile, Canadá, Estados Unidos y más. También estaban aquellos shows originales de la televisora del Instituto Politécnico Nacional y bueno, para no entrar en más detalles, acá te dejamos un compendio de todos los programas que pudimos recordar y que en su momento pertenecieron a Canal Once  no sin antes decir que hay algunos que todavía se transmiten los fines de semana.

Pingu

Un pingüino llamado Pingu que vivía en el Polo Sur con su familia, y que tenía un mejor amigo o mejor dicho, una foca llamada Robbie, con un carácter fuerte y que en múltiples ocasiones vive experiencias cotidianas pero que al mismo tiempo, por la cotidianidad, resultan graciosas. ¡Cómo olvidar que aunque no entendías nada te reías con esa especie de corneta como forma de lenguaje! También está la maravilla que era para unos niños ver a figuras de plastina en movimiento. Más allá que una creación animada basada en las ilustraciones del italiano Tony Wolf, se trata de los primeros pininos del stop motion. Algo que no pensábamos en ese entonces, pero que ahora nos resulta increíble.

Mona, la vampira

¡Gracias, Once! Mona Parker fue otra de las compañeras de todos los niños nacidos en los 90. La trama de la serie era sobre las aventuras de Mona y sus amigos contra fuerzas sobrenaturales. Un dibujo animado de Reino Unido que tuvo 65 episodios que siempre nos mantuvieron muy, muy entretenidos.

Tracey McBean

Esta serie australiana-estadounidense creada por Mary Small, contaba hechos cotidianos de una niña llamada Tracey McBean que en constantes ocasiones se metía en problemas gracias a su imparable gusto por inventar cosas. Algunos experimentos salían bien, otros mal pero al final siempre había una solución… o algo así. La serie tuvo 76 episodios repartidos en 38 programas.

KaBlam!

Miniseries en una gran serie… esa es KaBlam!, un programa que demostró que las historias parten de las cosas más extrañas y que además de tener dibujos animados, también contaba con juguetes. 48 episodios que fueron transmitidos de 1996 a 2000 con cuatro temporadas.

Jacobo Dos Dos

Las aventuras de un pequeño líder que analiza rápidamente cualquier situación y encuentra formas creativas para resolver los problemas. Ese era Jacobo Dos Dos, un dibujo animado que tuvo 62 episodios repartidos en cinco temporadas de 2003 a 2006.

Aventuras de una mosca

En varios episodios que se transmitían entre un programa y otro una mosca vivía diversas aventuras. Así como Pingu, ella tampoco hablaba y eso fue lo que hizo la genial. Esta serie está basada en un cómic francés de Lewis Trondheim llamado La Mouche, que después fue adaptado en Canadá en 1999.

Los misterios de Moville

Una producción de Canadá-Estados Unidos que en su versión original era protagonizada por Frankie Muniz como Moville. Duró una temporada de 26 episodios que fueron transmitidos de 2002 a 2003.

Los cuentos de la calle Broca

Esta caricatura francesa relataba múltiples historias con una moraleja. Las enseñanzas, más allá de ser banales, tenían una gran filosofía adaptada a simples dibujos animados. El encargado de hacer toda esta antología de estos 13 cuentos fue Pierre Gripari. Después las historias fueron ilustradas por Claude Lapointe, y finalmente se llevaron a la televisión francesa en 1995. El que relataba en un inicio las historias, era el Señor Pierre, quien durante dos temporadas apareció en 26 episodios de 13 minutos para educar a los dos hijos del señor Said, quien tenía una tienda y allí era donde ocurría toda la magia. Al menos de la historia. En Canal Once pasaban dos seguidos, para tener una duración de media hora. 

Conejito callado

Un poco parecido a Las Aventuras de una Mosca, el Conejito Callado es una producción que tuvo 39 episodios divididos en tres temporadas de 2001 a 2003. La temática trata de un conejo amarillo y su vida en la gran ciudad, específicamente en Ottawa, Canadá. 

Moomin

Originalmente personajes de la saga de libros e historietas de la escritora y dibujante finlandesa, Tove Jansson, que después fueron adaptados a una serie de dibujos animados. Durante 104 episodios, se relataron las aventuras de Papa Moomin y su familia. Estos capítulos fueron transmitidos de 1990 a 1992, y después su popularidad fue tal, que lanzaron un par de películas y ahora están en pláticas para lanzar nuevos episodios.

Kipper 

“Se llama Kipper… y una rana a su lado pasó” Esta serie también nació de varios libros con el mismo nombre. Todos los personajes de los cuentos también salieron en televisión. Basado en los libros del escritor británico Mick Inkpen, que tras convertirse en dibujos animados ganó el premio BAFTA por mejor animación para niños. Su duración era de 10 minutos, con 78 episodios transmitidos de 1997 a 2000.

Babar el elefante

El elefante Babar en realidad está basado en el libro infantil L’histoire de Babar, creado por el francés Jean de Brunhoff. Él heredó la historia de este personaje a su hijo Laurent que durante siete décadas continuó dándole vida. El último volumen que se sacó fue Babar en París. Desde 1969 Laurent adaptó las historias de su padre a formato televisivo y finalmente en 2010, la productora Temple Hill Entertainment (de la saga de Crepúsculo), produjo una película. 

Ernesto el vampiro

De 1989 a 1991 Ernesto el Vampiro se convirtió en nuestro vampiro favorito. Este dibujo animado es francés y con una duración de 2:30 minutos, se veía cómo Ernesto tenía un problema para tratar con las personas. Era seguro y cobarde pero a pesar de esto, tenía ciertas cosas que lo hacían un personaje con el que te podías identificar. Al final siempre, por si no lo recuerdas, siempre regresaba a su cofre a dormir. Ernesto tuvo dos temporadas, la primera constó de 13 episodios y la segunda de 117.

Bizbirije

¿Quién no quiso ser un bizbireportero para aparecer en televisión o ser un enviado especial para investigar sobre las paleterías, cine, parques o cualquier otra cosa de interés? Sin duda era una maravilla a la que muchos aplicaron, pero pocos lograron pertenecer. Esta es una producción original de Canal Once que inició transmisiones en 1996.

Sabu Mafu o Zoboomafoo

Una serie estadounidense en la que podías aprender sobre animales. Durante 65 episodios, este programa creado por los hermanos Chris y Martin Kratt convivían con Sifaka, mejor conocido como Sabu Mafu. 

La bruja desastrosa 

Mildred Embrollo, Ethel Hallow, y todos los problemas en los que la metía porque simplemente quería molestarla. Sin embargo, para su fortuna Mildred era una bruja prodigio y sus maestras lo veían. Durante tres temporadas transmitidas de 1998 a 2001, nos identificamos con esa torpeza y finalmente, para la última temporada, Reino Unido nos dio a una Mildred mucho más talentosa en la universidad de magia de Cambridge, donde nuevamente se encuentra con Ethel, quien ahora es una de las actrices más reconocidas, especialmente por su papel en The Theory of Everything, al lado de Eddie Redmayne. 

Charlie y Lola 

Charlie y Lola son los protagonistas de una serie de libros para niños de la autora inglesa Lauren Child. Después se creó un programa de televisión cuya finalidad era promover valores como amistad, optimismo, inocencia y bondad a los niños. La primera temporada tuvo 26 episodios y fue transmitida en 2005, la segunda igualmente tuvo 26 capítulos y finalmente fue sacada del aire en Canal Once en 2014. 

El diván de Valentina

Cómo olvidar a la familia Valdés Valdivia que tenía nombres con “B” y “V” o mejor dicho, los dibujos increíbles que hacía Valentina para ilustrar sus historias o bien, la insoportable de Carla Camino que le trataba de arrebatar a su amiga Mariana. La primera emisión fue en 2002 y tuvo dos temporadas, después, para la tercera y última, Valentina regresa mucho más grande, desarrollada y en 2005 se le pone punto final a esta historia creada por Patricia Arriaga-Jordán. Con 52 capítulos, la familia mexicana logró meterse en los corazones y mentes de todos. 

El mundo de Beakman

De esto no hay mucho que decir excepto que, amábamos aprender de ciencia y datos curiosos de la forma más asquerosa e inteligente posible. ¿Teoría de la gravedad? Beakman lo explicaba. También estaban esos experimentos caseros que en más de una ocasión te ayudaron a salvar tus proyectos de la primaria. ¿Recuerdas el volcán que hizo erupción? Con cuatro temporadas y 91 episodios, esta serie estadounidense llegó para quedarse en la memoria de todos.

31 minutos

Canciones basadas en los personajes como “Mi muñeca me habló” y un sinfín de cosas más de esta serie de televisión y grupo musical infantil chileno que tuvo cuatro temporadas en las que relata las aventuras de un equipo de un noticiero poco prestigioso conducido por Tulio Treviño. En su haber tuvo cuatro temporadas y 68 episodios que fueron transmitidos de 2008 a 2014, sin embargo, se mantienen activos con múltiples conciertos en los que interpretan canciones de la serie.

Doug

Una serie estadounidense de los 90 que seguro te va a traer buenos recuerdos. La historia es de un niño de 11 años que tiene a un perro llamado “Chuletas” que actúa como un ser humano y que vive diferentes situaciones junto a su mejor amigo Tito y su crush, Patti. Durante siete temporadas y 117 episodios vimos a este niño viviendo varios embrollos acorde a su adolescencia. 

Franklin 

Otra de las más queridas series de la infancia de muchos fue Franklin, la tortuga… aunque no era el más audaz de los personajes, la serie resultaba de lo más entretenida. Su origen es de Canadá y su última emisión fue en 2004 después de siete años.

Arthur 

Esta serie de origen canadiense-estadounidense basada en los libros escritos e ilustrados por Marc Brown, debutó en 1996 y consta de 17 temporadas con un total de 205 episodios.

Titch 

Este programa en stop motion, al igual que Pingu, pertenecía a Reino Unido y hablaba de las aventuras de un niño con su gato. Él usaba botas rojas y un suéter azul. La transmisión de esta serie constó de dos temporadas y 39 episodios.

Grafitos

¿Alguien recuerda a los dibujos con menos gracia del mundo pero que resultaron ser de lo más ingenioso posible en la televisión? Grafitos es la historia de dos hermanos, Stacy y Bradley, quienes deberán afrontar una serie de situaciones conforme van creciendo. Con 39 episodios, esta serie animada canadiense creada por Robin Steele y Brianne Leary, se mantuvo activa de 1996 a 1999.

Mi gran amigo azul

Awww, ¿quién no quiso hablar con el Gran Amigo Azul? Esta serie de televisión fue transmitida por Canal Once y trataba sobre las aventuras de Ana, Azul y Reloj.