¿En qué momento? ‘Solo: A Star Wars Story’ es la película más cara de la franquicia

Para todos los que estamos fuera de la industria del cine, resulta complicado comprender todo el proceso de creación de una película sin importar si esta pretenda convertirse en una éxito taquillero mundial, o bien, marque un camino para la proliferación de los filmes independientes. Estas dos caras de la misma moneda, tienen sus complicaciones.

Mientras las películas indie luchan por conseguir financiamiento o una casa productora que crea y apoye una historia que no obedece a las fórmulas del éxito, los blockbusters se enfrentan a una constante y muy probable taquilla que no llegue a cubrir el presupuesto marcado en un principio. La gran mayoría de las cintas de Marvel Studios, por mencionar un ejemplo, se enfrentan a un constante riesgo de no recuperar la enorme inversión. A todos los que estamos fuera de la industria, nos cuesta trabajo comprender las dimensiones de un presupuesto de cientos de millones…

Lo mismo sucede con las nuevas producciones y proyectos a futuro de Lucasfilm como la próxima película dedicada a Han Solo, Solo: A Star Wars Story. De acuerdo con Variety, esta sería la película más cara de la franquicia, incluso supera el valor The Force Awakens de 2015 bajo al dirección de J.J. Abrams. La pregunta es: ¿en qué momento un spin-off de una de las sagas más icónicas del cine se convirtió en la más cara?

La respuesta es más sencilla de lo que parece: problemas. Retrasos en la producción, cambio de director y la necesidad de volver a grabar varias escenas, sobre todo, han hecho de Solo, protagonizada por Alden Ehrenreich, la más cara de la saga con un presupuesto de más de 250 millones de dólares, el doble de lo que se tenía planeado en un principio.  

Para que se den una idea, The Force Awakens costó 245 millones, cinco menos que Solo pesar de que la producción de la primera era mucho más “complicada” que la segunda. Rogue One, la cual también tuvo que grabar escenas de nueva cuenta, y El último Jedi costaron, aproximadamente, 50 millones menos.

Cuando la productora de la cinta, Kathleen Kennedy, despidió a Christopher Miller y Phil Lord por diferencias creativas con Lucasfilm, contrataron al ganador del Oscar, Ron Howard. El cineasta volvió a grabar 70 por ciento de las escenas. El 30 restante hizo que el director pusiera a Lord y Miller en los créditos como productores ejecutivos. Esto fue suficiente para que el presupuesto se elevara a una cantidad tan grande para una película que, desde que se anunció, ha generado muchas dudas, mismas que crecieron aún más después del estreno de El último Jedi a finales del año pasado. Un éxito en la taquilla y entre los críticos, pero un fracaso para las audiencias.

A pesar de esto, la importancia de Star Wars en la cultura popular es mucho más grande que la idea de un Luke Skywalker desertor. Duplicar el presupuesto de Solo: A Star Wars Story, no fue un problema para Lucasfilm considerando que las últimas tres cintas de esta nueva “etapa” de la franquicia, han recaudado en todo el mundo un aproximado de cuatro mil millones más las ganancias por ventas ajenas a la cinta como juguetes, ropa, artículos de colección, etcétera.

¿Qué culpa tiene Solo? Con un presupuesto tan grande que llegó sin intenciones, la película se ve obligada a ser exitosa entre otros blockbusters como Deadpool 2 y Avengers: Infinity War. Podríamos pensar que con juntar el doble del primer presupuesto de 125 millones, como dicta la tradición, sería suficiente, pero no. Solo: A Star Wars Story debe recaudar 500 millones de dólares en taquilla para considerarse exitosa y rentable, y más si consideramos que Ehrenreich firmó para hacer tres películas más exclusivas de Han Solo y una posible producción para Lando Calrissian

¿Cuáles son las posibilidades de Solo dejando de lado el historial de las últimas cintas con el público? En realidad, son bastantes si tenemos en mente que no se trata de una cinta que le debe hacer justicia a la saga, sino a un personaje que empezó como secundaria en épocas de Harrison Ford, y que con el tiempo se ha convertido en uno de los más trascendentes para los fanáticos si no es que para la historia.