¡Se va a acabar el mundo! 8 mujeres acusan a Morgan Freeman de acoso sexual

El precio de la fama es grande, muy grande. Para obtenerla, se tienen que pasar por muchos procesos muy tardados, muy tormentosos pero al final, cuando se obtiene, te convierte en uno de los seres más poderosos sobre la Tierra. ¿Pero qué pasa cuando ese poder te sobrepasa, no lo puedes controlar y terminas haciendo algo que pensaste que jamás harías?, o bien, ¿qué pasa cuando te conviertes en uno de los iconos del cine y de repente, de la forma más inesperada, te acusan de acoso sexual? Esto fue lo que pasó con Morgan Freeman, uno de los actores más reconocidos dentro de la industria cinematográfica que, a ocho meses del escándalo y destape del abuso y acoso sexual de Harvey Weinstein, ahora ha sido acusado de acoso por ocho mujeres. 

De acuerdo a información de CNN, una joven asistente de producción pensó que ella había conseguido el trabajo de sus sueños cuando, en el verano de 2015, cuando comenzó a trabajar en Going In Style, una comedia protagonizada por Morgan Freeman, Michael Caine y Alan Arkin. La felicidad pronto terminó después de pasar varios meses de acoso. Según contó a CNN, Freeman la sometió a tocarla contra su voluntad e hizo comentarios sobre su figura y forma de vestir. También colocaba su mano en su espalda baja para poder agarrarla. 

En un incidente, Freeman trató de “levantarle la falda y le preguntó si estaba usando ropa interior”. A pesar de esto él no logró levantarle la falda, pero lo intentó hasta que ella se quitó y luego él lo volvió a intentar. Eventualmente, según contó, “Alan (Arkin) hizo un comentario diciéndole a Morgan que parara. Morgan se asustó y no supo qué decir”. 

Con base en la información de CNN, el comportamiento inapropiado del protagonista de Driving Miss Daisy no se limitó a un set de película pues, otras fuentes hablaron con dicho medio  para denunciar a Freeman. Una mujer que fue un miembro senior del equipo de producción de la cinta Now You See Me en 2012, contó que fue acosada sexualmente juntos con su asistente (que también era mujer), y que en numerosas ocasiones hizo comentarios sobre sus cuerpos.“Él comentaba sobre nuestras figuras… sabíamos que si él venía… no podíamos usar algún top que mostrara nuestros pechos, no usar nada que mostrara nuestro trasero es decir, no usar cualquier tipo de prenda que fuera ajustada”, contó.

CNN lanzó una investigación en la que asegura que de las 16 personas con las que hablaron, ocho dijeron que fueron víctimas de acoso y comportamiento inapropiado. Esas personas aseguraron que fueron testigos de las conductas de Freeman durante el set de grabación, la promoción de las películas y dentro de su compañía de producción, Revelations Entertainment. 

Otra cosa que también se informó, es que una productora de entretenimiento en la WGN-TV de Chicago, de nombre Tyra Martin, pasó horas entrevistando a Freeman para varios junkets. En el curso de una década, ella contó, se sentaba con él al menos nueve veces y él le hacía comentarios sobre su apariencia e incluso coqueteaba con ella. Aunque ella lo tomaba de broma, en una ocasión él cruzó la línea: “Cuando me levanté bajé la parte de la falda de mi vestido y él dijo: ‘Oh, no la bajes ahora’. Eso me dejó en pausa pero no me sentí incómoda”.

Por otra parte estuvo una reportera de entretenimiento miembro de Hollywood Foreign Press Association, que dijo que Morgan le hizo comentarios sobre su falda y sus piernas en dos junkets distintos. Y aunque se sintió incómoda, como muchas mujeres y aquellas que declinaron a que sus testimonios fueran publicados por CNN, prefirieron no decirlo por miedo a la fama de Freeman. “No quieres evidenciarlo porque uno, él es famoso y dos, estás frente a la cámara y tres, solo quieres hacer tu trabajo”, explicó la reportera.

Actualmente Freeman, a sus 80 años, es una de las estrellas más importantes de Hollywood, con una carrera dentro del cine que lleva más de cinco décadas. Algunas de las cintas por las que es mundialmente conocido son Driving Miss Daisy, Shawshank Redemption, Million Dollar Baby —por la cual ganó cuatro nominaciones al Oscar—, y además prestó su voz para los documentales The Long Way Home y March of the Penguins.