Pa’ arriba, pa’ abajo… Netflix supera a Disney en valor de la bolsa

Si decimos que Netflix, por primera vez en su historia superó en valor comercial a Disney, entonces estamos hablando de que algo muy grande está sucediendo en la industria del entretenimiento y la forma en que la gente consume series y películas. Resulta que la plataforma de streaming más grande del mercado, alcanzó su máximo valor al registrar 162 mil millones de dólares.

En otras palabras, subieron 1.9 por ciento con un valor por acción de 351.09 dólares. Lo que da como resultado esos 162 mil millones… así que échenle la cuenta. Disney bajó 1.1 por ciento con 101.74 dólares por acción, dando como resultado un valor total de la empresa de 152 mil millones de dólares, 10 mil millones menos que Netflix.

El crecimiento de Netflix es evidente para todos. Como usuarios hemos visto que su catálogo cada vez se hace más grande con mejores títulos, y no sólo eso, las producciones originales reflejadas en éxitos internacionales como Stranger Things y House of Cards, además de las que se hacen fuera de Estados Unidos como Dark y el anuncio de hace unos días que le entrará para hacer películas nórdicas, son la prueba de su crecimiento. Esto se ha reflejado en que del comienzo de 2018 a la fecha, de acuerdo con Variety, Netflix ha crecido 80 por ciento.

Ayer, Netflix también superó en valor de la bolsa a Comcast, otra de las empresas que quieren adquirir las acciones de cine y televisión de 21th Century Fox. Comcast sigue en la lucha por conseguir Fox al ofrecer 60 mil millones de dólares por ella, rebasando la cantidad de Disney de 52.4 mil millones. Y esos 60 podrían aumentar si un juez federal permite que las compañías AT&T y Time Warner le entren a la partida… dejando muy atrás a Disney y sus intenciones de crear uno de los imperios de entretenimiento más grandes. Aunque de alguna manera ya lo tiene, ¿cierto?

Netflix en el primer lugar de estas compañías con un valor que supera todas las expectativas significa, como mencionamos, que las plataformas de streaming como Amazon y Hulu se están convirtiendo en la primera opción para consumir series y películas aunado a la posibilidad de que no deben cumplir con ciertos compromisos comerciales o éticos que limitan, en muchas ocasiones, el tema o la forma en que se narran las historias. El mejor ejemplo es el mismo Disney y su pautas de seguir una misma línea sin rebasar algunos límites.

Sin embargo, la subida de Netflix tampoco significa que Disney y demás compañías se vayan para abajo y todo dependa del streaming. Desde hace unos años, la empresa de Walt Disney ha buscado la manera de hacerle la competencia a las plataformas con un canal digital propio donde sus contenidos sean accesibles para las audiencias y si eso sucediera, serían imparables dada la historia de la empresa y la influencia que ejerce en la industria.