El Spider-Man indocumentado recibirá ciudadanía francesa por salvar a un niño

Los migrantes indocumentados están en la mira del mundo. Desde Estados Unidos hasta algunos países de Europa, la situación de muchas personas que llegan de forma ilegal a países de primer mundo para mejorar su calidad de vida, se ha convertido en un tema de actualidad en la que la tolerancia y el racismo o discriminación se ponen a la orden del día.

En Francia, con un gran flujo de migrantes africanos a la capital francesa, las cosas no son muy distintas. Entonces, ¿cómo un inmigrante de Malí de 22 años termina en la misma habitación que el presidente francés con su ciudadanía lista y bajo la etiqueta de héroe? Resulta que este hombre subió cuatro pisos de un edificio en menos de 30 segundos para salvar a un niño de cuatro años que colgaba de un balcón.

“No lo pensé, sólo lo salvé”, comentó en entrevista a un medio francés. “Cuando lo tuve en mis brazos, le pregunté: ¿Por qué hiciste eso? Pero no me respondió… Vi a toda esta gente gritar y cómo los autos tocaban la bocina. Comencé a trepar el edificio y, gracias a Dios, salvé al niño. Me dio miedo después de salvarlo… cuando entramos a la sala, comencé a temblar y apenas si podía mantenerme de pie. Me tuve que sentar”. Los bomberos llegaron mucho después de que el Spider-Man de París había salvado al niño. 

Nombrado con el “Spider-Man de la 18” (número del distrito donde sucedió), Mamoudu Gassama se ha convertido en un héroe nacional después de seis meses de haber viajado de Malí, al norte de África, a la capital francesa con la idea de construir una vida mejor. Y esa idea, por fin, ha llegado en forma de papeles. El presidente Emmanuel Macron se reunió con él en el Palacio del Elíseo en París para agradecerle su hazaña y decirle que se convertirá en un ciudadano hecho y derecho. Y no sólo eso, también le otorgó un trabajo en el cuerpo de bomberos de la ciudad como voluntario.

Hace un año, Macron fue electo presidente de Francia contra un Frente Nacional racista abanderado por Marine Le Pen, hija de Jean Marie Le Pen, catalogados como dos de los personajes políticos franceses de ultraderecha con más participación en el país. Su campaña, un tanto alejada –más como estrategia que otra cosa– del discurso político del partido que su papá cimentó con comentarios antisemitas, apoyó la expulsión de los inmigrantes irregulares en el país, evitar a toda costa que los migrantes que ya residen en Francia puedan obtener la nacionalidad y evitar el flujo migratorio de un número pequeño al año.

La pregunta es: ¿Qué habría hecho Marine Le Pen frente a un hombre indocumentado que arriesgó su vida por salvar a un niño francés?

Comentarios