La fuerza no lo acompañó en taquilla: ‘Solo: A Star Wars Story’ no reunió lo esperado

“El mundo se consume en dinero”, decía un sabio rapero. Y con sabio no estamos demeritando su condición callejera –que es de donde surge el rap– ni el hecho de que simplemente el MC Dinero no tenía talento, sino que dice la verdad: el mundo se consume en dinero y la industria del entretenimiento no es la excepción. Al contrario, es la más grande evidencia de que el dinero dentro de una sociedad de consumo está muy por encima del sentido artístico del séptimo arte.

Con esto tampoco queremos decir que todas las películas comerciales y cuyo primer objetivo es ser taquillera, no tengan un halo de arte dentro de sí. Ha habido muchas cintas que han triunfado en la taquilla y son grandes filmes en toda la extensión de la palabra. Sin embargo, y como mencionamos al principio, el “dinero, dinero, dinero” es lo más importante y Solo: A Star Wars Story no ha acumulado los millones que esperaban.

En su primer fin de semana en Estados Unidos y en algunos países como México, la cinta logró recaudar la módica cantidad de 148 millones de dólares. En pocas palabras, la fuerza no los acompañó y se ha convertido en la “peor” película de la saga de Star Wars desde que Disney tomó el mando de la franquicia en 2015 con The Force Awakens. Para que se den una idea, este filme juntó 248 millones de dólares en los primeros tres días mientras Rogue One juntó 155 millones. The Last Jedi, la penúltima, recaudó 220 millones.

¿Por qué la paranoia si estamos hablando del primer fin de semana? Porque las predicciones decían que al menos en Estados Unidos, llegaría a más de 100 millones. Y en segundo lugar, porque la cantidad del primer fin de semana siempre es un augurio para el resto de la taquilla. Las tres últimas cintas de Star Wars han juntado 2 mil millones, 1.1 mil y 1.3 mil millones de dólares, respectivamente.

¿Las razones de que 148 no sean suficientes? Solo es la película más cara de la saga con 250 millones de presupuesto, el doble de lo que se tenía previsto en un principio después de que despidieran a los dos primeros directores de la cinta y el director Ron Howard tuviera que grabar de nueva cuenta 70 por ciento de las escenas.

Solo: A Star Wars Story también se enfrentó a un año en el que las películas de superhéroes son las amas y señoras de la taquilla. En otras palabras, se estrenó después del enorme éxito de Avengers: Infinity War y Deadpool 2. Pero ahora, en estos tiempos posmodernos de más de cinco blockbusters al año, la historia se repite. 

Otras películas que esperaban ser un éxito, se han quedado bajo la sombra de la taquilla. El mejor ejemplo, sin duda, es Blade Runner 2049 y el rechazo de la audiencia por un clásico de la ciencia ficción que, además, tenía en su elenco grandes actores como Ryan Gosling y Harrison Ford.