YouTube elimina videos musicales del género drill considerados como violentos

El 3 de mayo de 1808, las tropas francesas que se encontraban en la ciudad española de Madrid, fusilaron en varios puntos de la ciudad a los patriotas detenidos que habían luchado en contra de los franceses. Para retratar esta parte de la historia, el pintor Francisco de Goya realizó el cuadro El 3 de mayo en Madrid. La pregunta es: ¿esta obra de arte que representa las atrocidades de la guerra promueve la violencia?

Quizá la respuesta más inmediata sea un no; sin embargo, si aplicamos la misma pregunta a la música y algunos géneros, la respuesta podría cambiar un poco. Como sabemos, el arte siempre ha servido como un registro de la historia de la humanidad y actualmente, aunque no sea de la misma manera, no sucede lo contrario.

Desde hace algunas décadas, la música ha evolucionado a la par del hombre, también ha sido un fiel representante de las condiciones sociales de las distintas comunidades. El mejor ejemplo podría ser el rap y sus variantes como el trap o el drill del Reino Unido, géneros urbanos que nacieron como una forma de expresar las desigualdades de las comunidades negras –sobre todo– tanto en Estados Unidos como en el país europeo.

El drill, desde hace algunos años, ha sido señalado como el culpable de la ola de violencia en algunos puntos de Londres. Lo mismo sucedió en la década de los 90 cuando las letras del rap gangsta, causaba una reflexión moral que nunca llegó a materializarse como hoy se ha hecho con el drill a través de la eliminación de videos musicales de este género que han sido considerados como violentos.

La plataforma de videos YouTube anunció que ha eliminado más de la mitad de videos etiquetados como violentos bajo la premisa de la policía metropolitana de que realzan la violencia y hacen de la música algo “peligroso”. Por supuesto, la mayoría de estos son del drill y han sido señalados como culpables del aumento de violencia y crimen en la capital.

En entrevista con The Independent, un detective de la policía metropolitana, dijo que estas medidas no son contra el drill, sino el riesgo de aumentar la violencia: “Hemos trabajado con Google para bajar algunos videos. Los acuerdos de trabajar con organizaciones como YouTube y Google, son clave para saber qué dirección tomar para continuar con la investigación y descubrir cómo atacar el problema”.

En los últimos diez años, más o menos, el drill viajó de Chicago en Estados Unidos a la capital del Reino Unido para convertirse en uno de los géneros más importantes y representativos de la escena de hip-hop del país. La polémica creció a principios de 2018 cuando un rapero de 17 años llamado Junior Simpson junto a otros tres jóvenes, apuñalaron y mataron a Jermaine Goupall de 15 años. ¿La razón? Junior Simpson había escrito una canción sobre violencia con armas blancas.

Algunas personas que van en contra de estas medidas, han firmado una petición para que YouTube deje de considerar este género como el culpable. Yemi Abiade, editor de Dummy Magazine dijo que “el drill continuaría siendo una voz para todos aquellos que no la tienen porque, para muchas personas, es lo único que tienen para sobrevivir”.

Entonces, ¿la música y el drill son un reflejo de la violencia nacida de la falta de oportunidades y la pobreza o es culpable de la misma? Los mismo aplica para la violencia con armas entre jóvenes de Estados Unidos: ¿debemos señalar como culpables a los videojuegos y películas violentas?

Comentarios