Por primera vez desde 2000, alto funcionario de Corea del Norte visita Estados Unidos

Para intentar revivir la reunión Trump-Kim Jong-un, uno de los pesos pesados del gobierno de Corea del Norte viaja a Estados Unidos. Así lo confirmó el propio presidente republicano por medio de su cuenta Twitter (¿dónde más?).

“Hemos armado un gran equipo para nuestras pláticas con Corea del Norte. Actualmente están realizándose reuniones de cara a la cumbre, y más. Kim Yong-chol, vicepresidente del partido gobernante de Corea del Norte, viaja ahora a Nueva York. Una sólida respuesta a mi carta, ¡gracias!”

Como pudieron leer, el enviado estrella del buen Kim es Kim Yong-chol, quien será el sería el funcionario de mayor rango en visitar Estados Unidos desde 200. El último en hacerlo fue el vicealguacil Jo Myong Rok, quien llegó a Washington en las épocas de Bill Clinton. Ya llovió.

Aunque menos apantallador que el encuentro que sostendrían Trump y Kim Jong-un, la visita de Yong-chol revive la “esperanza” de que dicha reunión se llevará a cabo… eventualmente. Recordemos que, pese a ya tener moneditas conmemorativas y toda la cosa, el hombre con coloración de Cheeto decidió cancelar su reunión con el líder norcoreano, sólo porque el ministro de Relaciones Exteriores de Corea del Norte señaló que el vicepresidente estadounidense es “una marioneta política”.

La reunión estaba prevista para el 12 de junio, supuestamente en Singapur; sin embargo, Trump emitió un comunicado en el que señaló que no era el momento adecuado para que se llevara a cabo. “La Cumbre de Singapur, para el bien de ambas partes, pero en detrimento del mundo, no tendrá lugar“, informó la Casa Blanca para sorpresa de la comunidad internacional… ya que por esas fechas el gobierno de Kim había comenzado con la destrucción de su centro de pruebas nucleares.

Para no quedar como el malo de la historia, el gobierno de Norcorea realizó una declaratoria de conciliación. Así, Trump no se hizo tanto del rogar y revivió la posibilidad de la que sería una histórica reunión. Como sea, Kim Jong-un disminuyó la incertidumbre y dio muestras de no abandonar su compromiso de desnuclearizar a su país.