‘El racismo no es un efecto secundario’: Roseanne Barr culpó a medicina por racismo

Ayer cancelaron la serie Roseanne después de que su protagonista, Roseanne Barr, publicara en Twitter un comentario sumamente racista sobre Valerie Jarrett, quien fuera asistente de Barack Obama durante sus dos periodos como presidente de Estados Unidos. Barr escribió que Jarrett era un producto de la mezcla entre los Hermanos Musulmanes y El planeta de los simios.

Como consecuencia, la cadena responsable de Roseanne, canceló la serie, dejando fuera a cientos de personas que formaban parte del equipo de producción, así como actores del programa. Roseanne “terminó” en 1997 después de haber sido una de las series más populares de los 90. El año pasado, ABC la tomó y su décima temporada llegó a los primeros lugares de rating.

Como parte de sus múltiples disculpas, Roseanne Barr dijo que esa clase de comentarios, fueron un “efecto secundario” de tomar el calmante Ambien. Inmediatamente, la empresa que lo produce, Sanofi, envió un comunicado en el que –palabras más, palabras menos–, decía que el racismo no es un efecto secundario ni del Ambien ni de nada.

A través de un tuit, Sanofi escribió: “Personas de todas las razas, religiones y nacionalidades trabajan todos los días en Sanofi para mejorar la vida de muchas personas alrededor del mundo. Mientras todos los tratamientos farmacéuticos tienen efectos secundarios, el racismo no es uno de ellos”.

Ahora, algunos miembros de la derecha conservadora quieren que HBO cancele el programa Real Time del presentador de televisión, Bill Maher. ¿La razón? Dijo que Donald Trump era una mezcla entre un un orangután y un humano. Broma de mal gusto similar a la de Barr con Jarrett y los simios…

“Recuerdo cuando Bill Maher dijo que la mamá de Donald Trump tuvo sexo con un orangután y aun así conservó su trabajo”, escribió Jack Posobiec. Alguien más preguntó cuál es la diferencia entre Maher y Barr: “Bill Maher es liberal, Roseanne es una libre pensadora que apoya a Trump”.

Comentarios