5 lecciones de vida que aprendimos de ‘Buscando a Nemo’ y sirven para TO-DO

Parece que fue ayer cuando fuimos al cine, nuestros padres nos compraron una cubeta decorada con los personajes de Buscando a Nemo y que una vez adentro, en nuestros asientos, nos viéramos sumergidos en esa historia que prácticamente habla de cómo los hijos deben de aprender a escuchar a sus padres y de cómo los padres, por más que lo intenten, jamás podrán proteger del todo a sus hijos. 

Esta cinta creada por Disney y Pixar, la pareja más poderosa en cuanto a filmes animados se refiere, fue lanzada un 30 de mayo de 2003 y para el 4 de junio llegó a los cines mexicanos. El filme ganó un Oscar por Mejor Cinta Animada y también fue nominada a otras tres categorías, incluida Mejor Guión Original. También se convirtió en la película en formato DVD más vendida en todos los tiempos al vender más de 40 millones de copias en 2006. Es por esto y mucho más que rendimos tributo a uno de los filmes que marcaron nuestra infancia y que si ahora lo piensas bien, también te dejó grandes lecciones de vida.

1. ESCUCHA A TUS PADRES

O a los consejos en general… Lo ponemos en mayúsculas porque sí, por más que lo repitan los papás mismos o la gente en general, nadie, especialmente los niños y adolescentes, hacen caso. Entonces, recordemos… la historia de Buscando a Nemo se basa en que el “niño” desobedece a su papá, Marlin, lo desafía y toca un bote. Una vez que lo hace es “raptado” por un buzo que lo lleva hasta P. Sherman Calle Wallaby 42 Sidney y pues bueno, el papá, bastante cobarde, termina atravesando medio océano para encontrarlo y pues bueno… Nemo se arrepiente.

2. No cedas a la presión 

Si hay algo que todos, absolutamente todos hemos pasado eso es hacer las cosas por que nos dicen, pero no por convicción propia. Prueba de ello fue lo que hizo Nemo que, para cumplir con las expectativas de sus “amigos” terminó tocando un bote y pues bueno, lo demás es historia.

3. Las adicciones son difíciles de superar

Como todo en esta vida, dejar algo es muuuuy difícil. Que si el alcohol, el cigarro, las drogas e incluso una relación destructiva todo se lleva a largo término y eventualmente, cuando decides desintoxicarte, algo se te interpone. Como la sangre de Dory que terminas inhalando y pues, te hace caer. ¿Verdad, Bruce?

4. Sal de tu zona de confort

Si hay algo que cualquiera, cualquiera debe hacer es salir de la zona de confort. Ok, sabemos que estás ahí por una razón pero, siempre es bueno salir a ver qué más hay en la superficie. En el caso de Marlin terminó teniendo una gran amiga -Dory-, conoció nuevas especies, nuevas cosas, experimentó algo que nunca hubiera vivido, por más malo que fuera, si no hubiera salido de su anémona. Difícil, sí, pero después de eso se convirtió en un ser sin temores, con confianza en su hijo, en Dory pero sobre todo consigo mismo.

5. ¡Sigue nadando!

Hay una frase muy cierta que Dory le dice a Marlin y que todos, absolutamente todos deberíamos aplicar una vez en la vida. Y esa es “Si la vida te derrota, ¿qué hay que hacer? Nadar, nadar…”. Con esto nos referimos a que, sí, hay muchos factores externos que pueden afectar tu estado de ánimo pero, si simplemente te dejas llevar o mejor dicho, que se te resbale lo que sucede, puede que la vida sea más llevadera. Tal vez no olvides tan fácil como Dory, pero al menos podrás llegar o cumplir tu destino (o meta) de una manera menos tediosa.

 

Comentarios