Y en la imagen del día: Kim Kardashian y Donald Trump se reúnen en la Casa Blanca

El mundo y particularmente la política, nos han demostrado repetidamente que la realidad muchas veces puede superar la ficción. Y hoy la vida se encargó de recordárnoslo una vez más, cuando diversos medios estadounidenses anunciaron la reunión entre Kim Kardashian y Donald Trump. Una reunión que hasta hace algunos meses hubiera sido del todo normal, si tomamos en cuenta que ambas figuras forjaron parte de su fama con sus reality shows o escándalos sexuales.

Sin embargo, la reunión de esta tarde fue ni más ni menos que para discutir la necesidad de una reforma carcelaria en los Estados Unidos.

El encuentro fue empujado por Jared Kushner, yerno de Donald Trump y asesor de la Casa Blanca que ha convertido la reforma carcelaria en una de sus principales prioridades.

¿Cómo llegó el caso a Kim?

Según reportó Vanity Fair, la discusión entre Kardashian y Trump se centró en la campaña de indulto hacía Alice Marie Johnson, una presa de 62 años, sentenciada a cadena perpetua al ser encontrada culpable de formar parte de una banda de narcotraficantes, en la que participaba como como contacto entre vendedores y distribuidores.

(Slaven Vlasic/Getty Images for The Girls’ Lounge)

Su caso tomó importancia, después de que Mic, difundiera un video en el que Johnson cuenta su historia y la forma en la que se vio obligada a entrar al negocio de las drogas, debido a que uno de sus hijos acababa de morir. Como consecuencia, perdió el trabajo y recientemente se había divorciado, razones por las que, sin apoyo económico y con dos hijos más que mantener, tomó una mala decisión.

Fue gracias a este video, que Kim Kardashian tomó su causa, pagando primero a un grupo de abogados para que buscaran tramitar su libertad condicional, pues en los 20 años que lleva encarcelada, Johnson se ha mostrado arrepentida.

Además contaba con buena conducta en prisión, al punto en el que el 2013, llegó a ser considerada en la lista de 231 presos a los que Barack Obama les concedería clemencia. Pero no fue así.


Sin embargo, Kardashian también sabia que podía mover su causa si le contaba su problema a su amiga, Ivanka Trump, quien tenía en mente que no había mejor persona para apoyar el caso que su esposo.

Kushner,  también asesor de la Casa Blanca, vivió en carne propia el drama presidiario con su papá, Charles, quien estuvo en prisión casi dos años por evasión fiscal, malversación de fondos y compra de testigos.

Desde que fue nombrado principal asesor de Trump, ha luchado por mejorar el sistema penitenciario. Logró que el Congreso legislara la ley bipartidista de reinserción, conocido como First Step Act y ahora busca el apoyo de su suegro para crear  un programa que reduzca la tasa de reincidencia  delictiva.

Kardashian y Kushner  han entablado reuniones desde tiempo atrás hasta llegar al punto de lograr concretar la cita con Trump en la oficina Oval de la Casa Blanca.

En la reunión del día de ayer, la reina de los reality show se vio obligada a ir sin cámaras, sin sus hermanas y sin su querido Kanye West,  para evitar que hiciera un osazo como los que últimamente ha hecho. Aunque, el rapero ya anunció que él también tendrá su cita privada con Trump, donde con suerte, quizá le firme otra de sus gorras y la historia se vuelva a repetir.