Dice EPN que “es difícil ser presidente y prometer que México sea un paraíso es retórica”

En su gira del adiós (o lo que sea que esté haciendo), EPN advirtió a quienes lo buscan sustituir en la chamba, que no la tendrán fácil: “es duro ser presidente”… bueno, qué tan duro será que él lleva seis años y nomás no aprende.

Durante su encuentro con la chaviza alocada que acudió al “Scholas Ciudadanía”, el buen Enrique Peña Nieto (EPN) advirtió al próximo presidente que, así como él, tendrá la responsabilidad de tomar decisiones “pensando en el bien del país”. ¿Así como él? Ohh, es que estaba echando “coto” con los chavos… el caso es que habrá de tomar decisiones que quizás no serán aplaudidas ni bien aceptadas, pero deben tomarse, ya que de no hacerlo “se puede poner en riesgo el rumbo de desarrollo o crecimiento de nuestro país”.

Enrique Peña Nieto, presidente de México
Foto: Proceso

Evidentemente, ooooootra vez, EPN estaba haciendo referencia a sus nada aplaudidas reformas estructurales, las cuales impulsó e impuso prometiendo cosas como… no sé, cero gasolinazos, reducción en el costo de los combustibles y muchos, muchos empleos. ¿Y a final de cuentas?

Bueno, quizás la energética no salió como él pensaba. ¿Pero qué tal la educativa? De acuerdo con EPN, ésta fue la reforma más importante ya que… bueno, todavía no tiene resultados tan tangibles, pero fue la que se enfrentó a un escenario político difícil y salió airosa: avalada por mayoría. “”¿Le entienden o no?”, preguntó el presidente a los jóvenes, “busca que haya una educación de calidad”, explicó.

“La verdad es que para el presidente a veces, más bien, pasa a ser algo que ni siquiera logra apreciar ni disfrutar plenamente, porque tal es el grado de responsabilidad que tiene un presidente que su mente normalmente siempre está ocupada en pensar en resolver, en tomar decisiones”, agregó, para después avocarse al tema que últimamente lo tiene ocupado. ¿La inseguridad?, ¿lucha contra el crimen organizado?, ¿las presiones de Donald Trump?, ¿la violencia? Nahhhh…

Saludo entre AMLO y EPN
Foto: Twitter / Arturo Bermudez, @bermudezphoto

Pintar un México bonito es retórica

Quién sabe pensando en quién (¿o ya saben quién?) criticó la retórica de quienes pintan un país muy bonito, alejado del camino que por el momento lleva: “porque suena muy bonito en la retórica, decir: vamos a arribar a ese México que todos queremos, y lo pintamos, así como pintaron en este cuadro, pues muy bonito. Un país donde prácticamente sea el paraíso”… pero no chavos, así no es la cosa.

“Nadie vendrá a hacer por nosotros lo que no seamos capaces de hacer nosotros mismos, lo que no hagamos cada quien en su propio espacio; y es la suma de esfuerzos individuales lo que auténticamente cambia a una sociedad, no es la de un líder o la de un Jefe de Estado o de un Presidente o de un gobernador o de un alcalde, la es de toda una sociedad que esté decidida a cambiar y a mejorar para bien”.

Comentarios