Ballena encallada en Tailandia murió por comer 80 bolsas de plástico

Decir que, como especie, no hemos sido los mejores con la naturaleza, es poner las cosas de forma muy sencilla. De una forma u otra, un recordatorio de esto siempre viene a nosotros; ya sea en forma del calentamiento global, o de noticias como la siguiente: Una pequeña ballena piloto encalló en las costas del sur de Tailandia, donde, a pesar de los intentos de voluntarios y autoridades, finalmente murió por haberse comido 80 bolsas de plástico. 

Según Sky News, el Departamento de Recursos Marinos y de la Costa de Tailandia informó que una ballena fue encontrada con ligeras señales de vida cerca de la frontera con Malasia. Un equipo de veterinarios intentó estabilizar a la ballena, cuando esta vomitó cinco bolsas de plástico. Sin embargo, a pesar de los intentos por salvarla, falleció poco tiempo después.

Al ser llevada a un instituto para practicarle una autopsia, los estudios revelaron que la ballena había comido 80 bolsas de plástico; cerca de ocho kilos de plástico en su estómago. Thon Thamrongnawasawat, biólogo marino y profesor de la Universidad Kasetsart, dijo que las bolsas hicieron imposible que la ballena pudiera alimentarse.

Si tuvieras 80 bolsas de plástico en el estómago, morirías. Es un gran problema. Usamos mucho plástico“, dijo Thamrongnawasawat, quien también mencionó que alrededor de 300 animales marinos, incluyendo ballenas, tortugas y delfines, mueren en las costas de Tailandia por comer plástico.

Tailandia es uno de los principales consumidores de plástico en el mundo. De acuerdo con un informe de Greenpeace, de las cerca de 8 millones de toneladas de basura plástica que terminan en los océanos cada año, este país es responsable del 60 por ciento. Sin embargo, esto no exenta al resto de nosotros, pues el consumo desmedido de plástico es un problema sumamente grave a nivel mundial que afecta a flora y fauna de distintas regiones en el mundo.