Querétaro retumbó con la primera edición de Pulso GNP

Este 2 de junio se llevó a cabo la primera edición de Pulso GNP en Querétaro, y sólo podemos decir que este festival llegó para quedarse. Pese a que el intenso sol fue el causante de que la explanada del Antiguo Aeropuerto luciera casi vacía. Para cuando éste bajó, la llegada de la noche nos regaló un bonito atardecer, el lugar se fue llenando cada vez más, dejando a la vista un mar de gente por la cual fue complicado caminar.

El calor apremiaba pero el espíritu festivalero se hizo notar. Por los escenarios recorrieron bandas que demostraron la calidad musical del bajío como Vanavara y CNVS. Después una ya conocida y muy bien acogida cantante, Elsa y Elmar, puso su pop pegajoso que puso a mover las caderas de todos.

Después hip hop mexicano amenizó la tarde y aunque el sol era insoportable, todo valió la pena para ver las manos arriba de la gente al ritmo de “chingo de cheve y desmadre”, para luego darle paso a un espectacular show de Aleman, quien prendió uno de los momentos más chidos de Pulso GNP 2018.

La tarde seguía, los rayos de sol iban bajando su intensidad, las chelas corrían y todo se prestó para hacer el momento con Technicolor Fabrics. La banda tocó un par de clásicos conocidos por todos como “Ruleta” y “Fuma”, donde tuvieron la participación de Elsa y Elmar.

En la transición de la tarde a la noche, La Gusana Ciega, con todo y sus años encima, prendió uno de los dos escenarios principales de Pulso. ¿Quién no cantó “Ella Estrella”? Más tarde, Caloncho llegó con todo su estilo playero a robar los corazones de miles de fanáticos.

Ya con un clima más agradable, Jarabe de Palo le puso sazón a la tarde. La gente coreó “por un beso de la flaca daría lo que fuera” y los aplausos retumbaron hasta los rincones más alejados del escenario.

La nostalgia y tal vez la mejor parte de Pulso llegó desde que División Minúscula pisó el escenario. Viejas entrañables como “Sismo” y “Sognare” pusieron en el aire las almas de todos. A partir de este momento, el festival se iba poniendo mejor y una gran masa de gente llegó para ver a las bandas más esperadas.

Si algo ha hecho bien Zoé, es ganarse el amor de sus seguidores y hacer de cada canción un hit porque, ¿quién no ha dedicado -al menos en su cabeza- todas esas rolitas de la banda? Aunque Aztlán tiene muy poco de haber salido, “Azul” ya se convirtió en otro himno más de los corazones rotos, pero nada será como cantar a todo pulmón “ya no me… destruyas más”. 

Luego, Porter regaló otro momento cumbre. ¿En serio no se les enchinó la piel cuando cantaron “Espiral”? Pero lo mejor quizá vino envuelto en las interpretaciones de canciones como “Huitzil”, de su disco Moctezuma, uno de los mejores materiales de la banda. Otros cortes como “Cuxillo” y “Murciélago” hicieron de esa noche una de las más prendidas en Querétaro.

Como la nostalgia no terminaba, Café Tacvba llegó para poner en alto su nombre y recordarle a su público porqué son una de las mejores bandas del país. Aunque su entrada quizá no fue la mejor (tocaron “Futuro”), en minutos la banda alzó el ánimo con canciones que marcaron generaciones como “Eres”.

Ya con los ánimos a tope, el público recibió desde Londres a The Vaccines. Nadie podrá mentir en que fueron ellos quienes se llevaron la corona por un show que no decepcionó en ningún momento. Con un recorrido que nos llevó desde 2011 con What Did You Expect From The Vaccines?, hasta su más reciente Combat Sports, Justin Young y compañía se lucieron con un concierto lleno de guitarrazos y mucha energía. La empatía de la banda con su gente fue casi palpable.

Más tarde, MGMT hizo lo propio y hasta una bicicleta fue parte del show. Si bien el inicio no prendió tanto -pese a que lo hicieron muy bien- el público parecía saber desde un principio lo que quería escuchar. Canciones de su más reciente -y muy buen- disco como “Little Dark Age” o “Me And Michael” quitaron los tornillos de las cabezas de todos para ponerse a bailar, pero fueron sin duda “Electric Feel”, “Time To Pretend” y “Kids” las más coreadas y bailadas.

Para los más aferrados a la fiesta, el Dj set de The Horrors le puso fuego a la noche, seguido después por 2Dandys.

Si bien el audio en general no cumplió las expectativas de muchos, ni siquiera de los propios músicos, para ser su primera edición, Pulso GNP será desde ahora un nuevo referente de festival en la zona centro del país.

Y ustedes que creían que nada bueno pasaba en Querétaro…