Así estuvo la plática de David Lynch en el Festival de Arte y Ciencia de la UNAM

Este sábado 2 de junio muchos pudieron disfrutar de la plática que el cineasta David Lynch dio en el Festival de Arte y Ciencia El Aleph, la cual se llevó a cabo en la sala Carlos Chávez del Centro Cultural Universitario, en el marco de El Aleph. Festival de Arte y Ciencia de la UNAM. Ahí, Lynch, mediante una videoconferencia por Skype, habló un poco sobre la creatividad, la meditación, la conciencia sin límites y cómo estas cuestiones lo han ayudado en su proceso creativo.

Así estuvo la plática de David Lynch en el Festival de Arte y Ciencia de la UNAM.

Cuando al también llamado Maestro de lo Sobrenatural, le preguntaron si la última frontera del cerebro es la consciencia sin límites, él comentó: “Los doctores nos han dicho que solamente utilizamos cinco o diez por ciento de nuestro  cerebro, y siempre nos preguntamos qué pasa con el resto. La respuesta es que evidentemente tenemos capacidad de una conciencia sin límites”.

Así estuvo la plática de David Lynch en el Festival de Arte y Ciencia de la UNAM.

Sin embargo también recalcó que la mayoría hemos perdido el contacto con esa frontera, la cual podríamos recuperar mediante la meditación trascendental: “Cada vez que lo podamos experimentar tendremos la posibilidad de crecer y expandir la conciencia. Donde hay creatividad, felicidad, paz y amor sin límites, el efecto es que el temor, el miedo, el estrés y la depresión se disipan automáticamente”, aseguró.

Otra cosa de la que David Lynch habló fue sobre su libro Atrapa el pez dorado: meditación, conciencia y creatividad, en el cual trata el surgimiento de las ideas. Mencionó que existen millones de ideas esperando a salir, como si fueran peces. Esas pueden ser un objeto o no, un sonido, imágenes con movimiento o un personaje:

Entre más profundo vayamos más grandes serán los peces que podamos atrapar. Cuando llegan, las veo pasar, las escucho, puedo saborear sus sensaciones, explorar el rostro de las personas, su modo de hablar. Anoto cada cosa. Una idea genera otras más. Es entonces que puedo realizar un guión, una historia. Tener una idea es como poner carnada en un anzuelo. El anzuelo que muerden las ideas es el deseo.

Y a pesar de que Lynch es un maestro del terror psicológico y se podría pensar muchas cosas sobre cómo formula sus ideas, él dice que el ser humano no fue creado para sufrir, y que en realidad lo que deberíamos de estar haciendo es ser felices y disfrutar de la vida. Agregó que la negatividad es enemiga directa de la creatividad y que sí, se puede escribir y filmar una historia de sufrimiento sin la necesidad de que uno sufra, ya sea si se es actor o director.

Así estuvo la plática de David Lynch en el Festival de Arte y Ciencia de la UNAM.

 

Estamos hablando de:

David Lynch UNAM