¡Eso es trampa! Le llaman para entregar una pizza, termina arrestado y deportado

Empezaba junio y exactamente en viernes, la vida de Pablo Villavicencio parecía un día más. En su trabajo como repartidor de pizzas, en Brooklyn, tenía programada una entrega para esa tarde como cualquier otra. Lo que Villavicencio no sabía es que ir a dejar esa pizza terminaría con él arrestado y en custodia de la Migra preparándose para su deportación de regreso a Ecuador. 

¿El pedido? No hay fuentes que digan qué pizza estaba repartiendo Pablo Villavicencio, la información oficial del condado de Nueva York solamente dice que le hicieron un pedido dentro de la base militar Fort Hamilton. Villavicencio llegó a la puerta y ahí, le pidieron su identificación para poder pasar; con pizza en mano. El repartidos, un migrante sin papeles, no tenía una credencial a la mano y se terminó registrando en la entrada.

Ahí, como se registró, un vocero de la base militar confirmó que revisaron su expediente y sus antecedentes, “es un estándar para todos los visitantes”, mencionó. En la revisión de antecedentes apareció que Villavicencio tenía una multa pendiente con las agencias migratorias.

“Los comandantes están autorizados para tomar las medidas razonables y legales para mantener la ley, el orden y proteger la propiedad” le dijo el vocero a Buzzfeed News. Con esa idea en mente, traicionaron la confianza del héroe que les estaba llevando pizza y se comunicaron con la Migra para acusarlo y, de paso, detenerlo a la salida en lo que llegaban las autoridades correspondientes.

Ahí mismo lo arrestó ICE —Immigration and Customs Enforcement— y su deportación ya está en proceso.

De acuerdo a la agencia ICE, Villavicencio es un migrante indocumentado. Sin embargo, el repartidor de pizzas tiene una solicitud de Green Card en proceso, está casado con una ciudadana americana y tiene dos hijas —dos y tres años— que también son ciudadanas legales.

“En un día, tu vida cambia. Ahora estoy sola con las niñas. Necesito darles todo mi apoyo emocional y económico”, dijo la esposa de Villavicencio en una conferencia de prensa.


El trámite de la Green Card que ya había comenzado Villavicencio no lo ayuda en lo absoluto para que no sea deportado. “Si la aprueban mientras está fuera del país, le avisamos y podrá regresar”, dijo un agente de ICE.

También les preguntaron si su arresto y la futura deportación que sufrirá Villavicencio detendrá todo su trámite de ciudadanía: “me gustaría decir que no, pero esa no es una pregunta para ICE. Yo no tengo idea si lo afecta”, recalcó.

¿Y ahora? ¿Qué pasará en este caso en el que todos pierden? El repartidor perderá a su familia, ICE se quemó con la opinión público y los pobres soldados de Fort Hamilton, nomás ganaron que nadie les quiera llevar pizzas de nuevo.

*Con información de Cora Lewis y Buzzfeed News US //Foto: AP

Comentarios