El Bronco demanda a López-Dóriga por discriminación

“Joaquín no es el dueño de las transmisiones, es empleado de una concesionaria y debe apegarse a la ley”, decía el abogado de Jaime Rodríguez Calderón, el candidato presidencial que ya está hasta el sombrero de la manera en la que lo trata Joaquín López-Dóriga. Como no se podía quedar nomás en los dimes y diretes, El Bronco ya le puso una demandota ante la Unidad Técnica de lo Contencioso Electoral del Instituto Nacional Electoral.

La demanda del Bronco a López-Dóriga no es nomás por que se caen mal. En realidad, el candidato presidencial dice la manera en que ha sido descalificado por el periodista viola las leyes electorales y no han sido imparciales.

Junto al Teacher, Jaime Rodríguez llevará a los tribunales a Televisa y a Grupo Radio Fórmula por ser “inequitativos y discriminar”.

En las declaraciones, el equipo legal del Bronco dice que Joaquín López-Dóriga se ha dedicado a ofender, discriminar, exhibir y denostar, al punto que ha llegado a “burlarse” del candidato Rodríguez Calderón. O sea, se aventó un “me ha llamado chaparro, me ha llamado mariquita, me ha dicho La Vestida”.

En la opinión de los abogados de Rodriguez Calderón, no se están respetando los lineamientos legales que dicen que “los espacios de información deberán tener una cobertura equitativa estableciendo tiempos de participación y libres de estereotipos y cualquier forma de discriminación”.

Y, ¿qué tanto se han dicho?

Todo arrancó durante el programa Tercer Grado cuando López-Dóriga acusó que la propuesta insignia de la campaña de Rodríguez Calderón —la de mochar manos— era una “ocurrencia”. Apenas recibió el golpe, El Bronco conectó un revés: “ocurrencias las tuyas, muchas, las que has dicho en televisión y nadie te las ha criticado”. De ahí, todo se fue en picada.

De ahí, se retiraron las invitaciones para siguientes programas, se dijeron irrespetuosos y El Bronco dijo que su nuevo némesis se dedica al “periodismo malo”. Luego, acusó a la esposa del comunicador de recibir millones del gobierno de Nuevo León. 

López- Dóriga negó las acusaciones en contra de su esposa y dijo que estos reclamos “carecen de sustento”. Además, dijo que si tanto sabía El Bronco porqué no denunció antes y obvio, para echarle más leña al fuego, dijo que todo era “una ocurrencia más”.

¡Ah! Claro, también le dijo miserable. Ouch

Así se habían seguido tirándose odio y reclamos durante días. La cosa acá es que cuando pensábamos que esta pelea nomás iba a ser tuitera, el candidato presidencial llevó a los juzgados el pleito. A ver cómo les toca.

*Foto de portada: Proceso