#EmergenciaNacional: Disco, baile y luces de neón, así es Alice True Colors

Disco, pop, baile, luces de neón y mucha fiesta… eso es lo que se puede esperar de Alice True Colors, una banda oriunda de Mérida, Yucatán.

Los sureños tienen una carrera corta pero que ha rendido frutos bastante rápido, todo esto se debe a que encontraron la fórmula perfecta entre un sonido fresco, una imagen atractiva y un ritmo que inevitablemente vas a terminar bailando.

Su historia, a diferencia de muchas otras, no inició con el típico grupo de amigos que decidió entrarle a la zona de batalla para hacerse de una banda, sino que tuvo una anécdota todavía mejor: personas que sin conocerse tuvieron un gusto en común y decidieron explotarlo.

Alice True Colors Entrevista

Tanto a Andrés como a Eduardo, Ricardo y a Manuel les gustaban bandas similares: Miami Horror, Breakbot, Capital Cities, Foster The People, todas bandas que luego se volvieron sus influencias para crear un sonido propio empapado de música disco y electro-pop.

Una vez con una idea clara de cómo querían sonar, las cosas fluyeron rápido para Alice True Colors y pronto sus ideas se solidificaron en un primer sencillo, “Caribe”, canción que de inmediato les abrió las puertas de otros lugares del país.

“Pasaron cosas que no esperábamos. En ese momento quisimos darle más formalidad. […] Creo que lo más importante de la banda es que nunca dijimos ‘vamos a experimentar’, es que ya sabíamos lo que queríamos. No hemos llegado al 100% de lo que queremos pero sí vamos encaminados a eso”.

Una vez que el éxito comenzó a guiñarles el ojo, la creación de un primer EP fue como cuchillo en mantequilla (no, no como el del “arababasei” de Reyli). Con tan sólo un par de años juntos, los integrantes de Alice True Colors ya tenían varios cortes grabados, así que sólo tuvieron que recopilarlos para que naciera Tropical Deco.

“Siempre el primer disco es como la recopilación de todo un trabajo que hemos hecho. Y justamente eso es Tropical Deco, un trabajo de 3 años. Fue un proceso largo pero que se dio de manera muy natural. Todo fue muy fluido y nos hemos acercado a la gente correcta”.

Su EP estaba siendo bien aceptado, pero sólo necesitaban saltar de uno de los extremos del país y llegar a la Ciudad de México, meca de los eventos y con casi nueve millones de personas habitando en ella para romper límites y encontrar públicos nuevos sedientos de música nueva.

Alice True Colors Entrevista

“Ya tiene un tiempo que salió Tropical Deco pero no teníamos la distribución adecuada. Desde el momento que llegamos aquí (CDMX) nos pusimos a trabajar y nos dimos cuenta de que hay un público muy grande al que no les estamos llegando, entonces lo que queremos ahora con este disco es llegarle a esa gente”.

Quizá sea el destino o la decisión o ambas, lo que es cierto es que para la banda, las cosas han sido relativamente sencillas, pero eso no quiere decir que en el camino no hubieran baches… como que a Kuri (Ricardo) le robaran su cartera (porque #CDMX ¿así damos la bienvenida a los yucatecos?)

“La espera fue lo más gacho, esta carrera es un poquito complicada, a veces no pasa nada con tu proyecto y piensas ‘qué está pasando’. Otra cosa gacha es han sido las alertas sísmicas. Salimos corriendo la primera vez”.

Entrevista Alice True Colors

Afortunadamente, las puertas correctas se abrieron, Costera los invitó a abrir su show en el Lunario del Auditorio Nacional y, así como se propusieron, lograron esparcir su música y abrazar a nuevos fans.

“Todo fue muy rápido, lo del Imperial y el Lunario estuvo muy padre. Ya después tuvimos chance de sentarnos a pensar en lo que había pasado. Es padre ver cómo la mejor manera de conectar y ganar seguidores es estar con la gente, te tienen que ver”.

Personas como Sergio Aguilar en la producción, Mario Sánchez (Austin TV) de Industrias WIO para la distribución digital o el equipo de Los Manejadores para el booking, han sido pieza clave para que la banda continúe creciendo, pero es sin duda es Alice True Colors, su talento, su buena vibra y su música lo que los está poniendo cada vez más alto en una escena que crece todos los días.