El cofundador de Pixar, John Lasseter, dejará Disney tras dar ‘abrazos incómodos’

El jefe de animación de Walt Disney Co., John Lasseter, dejará la empresa a fines de este año, luego de que en noviembre se ausentara de la compañía por seis meses tras las acusaciones de que abrazó y tocó a algunas empleadas de forma ‘no deseada’.

En ese momento, Lasseter envió una carta a sus colegas disculpándose con “cualquier persona que haya recibido alguna vez un abrazo no deseado o cualquier otro gesto”.

Pero el día de hoy, ha lanzado un comunicado en el que dice que quiere “comenzar a enfocarse en nuevos desafíos creativos”. La compañía se negó a hacer más comentarios.

Sin embargo, trabajará para la compañía como consultor antes de renunciar por completo. El resto del tiempo que queda antes de final de año no tendrá una oficina en Pixar o en Disney Animation. Así lo refiere The Wall Street Journal.

Foto: The Disney Blog

Empezando en 2019 se acabó

Una vez que inicie el siguiente año, Lasseter ya no tendrá una relación contractual con Disney, y una fuente cercana señaló que es probable que se mude a una nueva empresa.

El diario refiere que es una de las personas más importantes en la compañía pero algunos de sus compañeros no lo querían de vuelta tras su permiso de ausencia temporal. Sin embargo con este anuncio, Disney ya está buscando sus reemplazos, tanto para Disney como para Pixar.

Hasta el momento, los principales candidatos son la coordinadora de ‘Frozen’, Jennifer Lee, para Disney Animation y el director de ‘Inside Out’, Pete Docter en Pixar.

Foto: Redacción

Su paso por Pixar

Después de que Disney compró Pixar en 2005,  Lasseter ayudó a dirigir una reactivación de Disney Animation. Bajo su supervisión se hicieron ‘Zootopia’ y ‘Frozen’.

A él se le atribuye la creación de Pixar en una potencia de entretenimiento familiar. Su firma fue necesaria en cada etapa de la realización de películas, desde la escritura, los guiones gráficos y la edición.

Con relación a los casos de supuesto acoso sexual, algunos empleados señalaron que el comportamiento de su jefe no los había molestado, pero los empleados más jóvenes -no todos- aseguraron que se trataba de un caso más para el movimiento #MeToo.