10 pretextos infalibles para que pidas el día y no te pierdas ni un partido de Rusia 2018

El Mundial de Rusia 2018 ya llegó y como buenos aficionados al futbol, no queremos perdernos ningún encuentro, en especial los de México, pero por desgracia, estoy seguro que vas a tener que trabajar, pues la comida, las deudas, las chelas y mucho menos los ‘gustitos’ que en ocasiones nos damos no se pagan solos. Lo sé es muy triste esta situación, inclusive podría apostar que haz considerado la opción de renunciar o haz pensado en el hecho de si en verdad necesitas el empleo.

Tranquilo, no tienes que llegar a tales extremos, siempre hay una solución útil, simple y sin tanto riesgo, por lo que te vamos a dejar una lista con 10 pretextos infalibles que puedes usar para faltar a tu día de trabajo; algunos te podrán servir para una semana entera, otros para un par de días e incluso puede que sólo para uno, pero créeme, con eso basta para ver el juego de nuestra preferencia, ya que de esperar a ver los resúmenes en la noche a poder ver el juego en vivo, creo que la decisión es muy sencilla, ¿no?

10.- “Tengo una diarrea (explosiva) tremenda y no quiero ser una molestia”

Es un pretexto con el que puedes quedar en mal frente a tus compañeros, pero puede ser muy efectivo, ya que si eres de los que sueltan unos bombazos dentro del baño y por mera suerte te haz generado una fama antes de este momento, hasta te van a roar porque no te aparezcas en la oficina, ya que perfumarla no es agradable, mucho menos si es un lugar cerrado, por lo que decirle eso a tu jefe te puede facilitar las cosas. Anticípate unos días diciendo: “como que me está doliendo la panza, no me siento bien… a ver si no me enfermo”, y al día siguiente… ¡BAM!

10 pretextos para faltar a la oficina

9.- “Mi espos@ se accidentó y debo ir por los niños”

Tocamos madera, y sí, serás un peeeesimo ser humano con pretextos así, pero de que es infalible, es infalible. Y si le agregas unas lágrimas de cocodrilo, cerrarías con todo este pretexto. Eso sí, cuando ya estés en tu carro o transporte público, rezas un padre nuestro, para equilibrar el universo, tocas madera y listo, puedes irte a ver el partido.

8.- “Me acaba llamar mi esposa; ¡nos están embargando!”

En cuanto leas esta nota, invéntate el chisme de que estás preocupado porque pediste un préstamo y no haz podido pagar el mes pasado, para que llegado el día de la inauguración o bien, el encuentro de tu agrado, puedas decir que por falta de pago los están embargando y que tu mamá o tu esposa se encuentra muy espantada, por lo que tienes que irte corriendo a tu casa para asegurarte de que todo este bien y que no quieres que “se pasen de lanza”, por lo que tienes que ausentarte de inmediato…  e igual si no se resuelve el asunto legal hasta puedes volver en unos 3 días.

10 pretextos para faltar a la oficina

7.- “Después de casi dos meses, por fin me toca mi cita del IMSS”

Los servicios de salud en México son una cosa preciosa, súper rápidos y seguros, (dijo nadie nunca) por lo que todos entenderán muy bien la importancia de que ya te vayan a atender en el IMSS, ya que es un hecho que pocas veces se ve en la vida. Tú inventa que te habían programado para principios de agosto, pero que sorpresivamente Dios iluminó a los doctores del lugar, pasando a 3-4 personas por día a consulta, por lo que ahora te toca antes de lo previsto y no puedes faltar. Ya luego bajas una receta de internet, le pones algo de tu preferencia y listo.

6.- “Unos weyes se acaban de meter a robar a mi casa”

Los amantes de lo ajeno son una cosa tremenda y ahora que la delincuencia se encuentra en cada esquina, es un pretexto que puedes usar para salir antes de tiempo. De nuevo, esperamos que jamás sean víctimas de este lamentable hecho, estamos recurriendo a cosas extremas para faltar al trabajo, por lo que una vez más, van por su rosario y rezan para que sean perdonados por esta mentira. Le dicen esto a su jefe, mencionan que su esposa está consternada por el hecho y que tienen que irse corriendo de inmediato. Y sí, otro pretexto que tirará tu moral al suelo, pero bue…

10 pretextos para faltar a la oficina

5.- “Mi hijo se peleó en la escuela y me mandaron llamar”

Los hijos son una gran ayuda para este tipo de situaciones, más si su esposa trabaja o son padres solteros, por lo que decir que tuvo una pelea, la cual ganó, que eso quede claro para presumir después, es un buen pretexto para salir de la oficina. Ustedes digan que si no van lo tendrán que expulsar, porque ahora todos sus compañeros lo quieren imitar, así que deben ir corriendo a la escuela que queda como a hora y media de donde se encuentran; con esto su jefe no tendrá otra opción más que dejar que regresen hasta mañana.

4.- “Mi perro mordió al vecino y ahorita hay un despapaye en mi casa”

Estoy seguro de que tienes un vecin@ chismoso que le encanta meter su cuchara a donde quiera que va, así que seguro tus compañeros saben de su existencia, por lo que inventar que tu perrito mordió a la señora o a uno de sus hijos es buena opción, ya que quieres evitar meterte en pleitos legales, así que tienes que correr a aclarar la situación antes de que vayan a proceder en su contra o que la perrera llegue y se lleve a tu inocente mascota.

10 pretextos para faltar a la oficina

3.- “Me dieron un citatorio en Hacienda pero yo ni estoy como asalariado, jefe”

Infalible. Por acá puedes aplicar la de “yo no sé qué pasó, pero como debo cumplir con mis obligaciones fiscales, debor ir a Hacienda, jefe”, asegúrate de poner cara de: “neta no sé qué onda, yo no estoy dado de alta en Hacienda por honorarios, no sé por qué el citatorio”. Aquí lo puedes ligar al día siguiente con un “no me resolvieron nada, tengo que ir mañana”. Sube fotos o tuits de “uy, qué día tan pesado en Hacienda”.

2.- “Hoy es el cumpleaños de mi abuelita, cumple 95 y podría ser el último”

No hay nada más sagrado en la cultura mexicana como lo es la madre y las abuelitas, por lo que decir que es cumpleaños de ella es una gran opción, más si ya son de edad avanzada, por lo que no ir a su fiesta, sería un pecado imperdonable. De nuevo, ojalá que todas sus abuelitas estén bien y gocen de excelente salud. Acá seguro te dirán: “ay ajá..” pero dale la vuelta con un “jefe, yo sé que es el pretexto más tonto del mundo, pero es verdad, viene mi familia de Canadá y hace mucho no se junta toda la familia”.

10 pretextos para faltar a la oficina

1.- “Acaban de ver a mi novi@ con su ex, perdón… debo ir en este instante”

La infidelidad es uno de los temas que más le cala a la humanidad, pues nos pega directo en el orgullo, por lo que mentir y decirle a tu jefe que tiene que ver eso con tus ojos, es algo fundamental, pues estabas a dos días de pedirle matrimonio, – en el caso de las mujeres, puedes decir que estaban pasando momentos difíciles– dile que si se llegase a confirmar tan fatídico hecho, los invitas (a tu jefe y amigos) a la cantina.

10 pretextos para faltar a la oficina

Estas son unas ideas muy efectivas, fueron recabadas de mismos compañeros de oficina… Aaaatecreas, pero lo que sí debemos decir, es que hoy por ti y mañana por tu chamba, si sí te dan chance, no seas ogt y compensa échándole todas las ganas a tu trabajo. Si tú fueras al jefe, no te gustaría que te fallaran. Por cierto, si eres jefe, esta nota es ficticia, obvio.

Reglas del buen viajero Rusia

Comentarios