HAIM despidió a su agente por desigualdad de género y pagos no igualitarios

La llegada del movimiento #MeToo y Time’s Up a la industria del cine, no ha asegurado un cambio cultural, pero es un hecho que el tema se encuentra sobre la mesa y la desigualdad de género, así como el abuso de poder o cualquier tipo de agresión sexual, no se pasará por alto. Sin embargo, para las mujeres dentro de la música, las cosas no han cambiado… nada.

Esos dos movimientos que buscan igualdad de género para artistas o bandas conformadas y lideradas por mujeres, no han llegado a la raíz del problema y los tratos injustos forman parte de la forma en que se hacen los negocios. Las hermanas HAIM, quienes pasaron de un toquín frente a cuatro personas a abrir el show de Beyoncé en Coachella 2018, no fueron la excepción a esta regla.

Y a pesar de que llevan seis años desde su debut oficial, las cosas, como mencionamos, no han cambiado mucho. En una entrevista con la revista Grazia, Danielle, Este y Alana, hablaron de cómo han enfrentado una cultura que no beneficia a las mujeres, pero también cómo tomaron cartas en el asunto cuando pudieron hacerlo.

Cuando descubrieron que alguien –un hombre o una banda de hombres– recibía un pago 10 veces mayor al suyo por su presentación en un festival, despidieron a su agente. “Nos había dicho que nuestra cuota era muy baja porque tocábamos en los festivales con la esperanza de que nos tocaran en la radio. No lo pensamos dos veces. Sin embargo, luego descubrimos que a alguien le estaban pagando 10 veces más que a nosotras. Y por eso despedimos a nuestro agente”, comentó Danielle.

En diciembre de 2017, salió a la luz que la actriz Michelle Williams, recibió como pago por volver a filmar algunas escenas de All the Money in the World, el 1 por ciento de lo que Mark Wahlberg recibió por hacer lo mismo… Meses después, también se reveló que Matt Smith ganaba mucho más que la protagonista Claire Foy por su trabajo en la serie The Crown.

En enero de 2018, la iniciativa Annenberg Inclusion, presentó un estudio en el que se evidenciaba el trato desigual, tanto en pagos como oportunidades, entre mujeres y hombres dentro de la industria de la música. Por ejemplo, 2017 fue un mal año para las mujeres al representar con 16.8 por ciento el número de las 600 canciones que encabezaron las listas de popularidad. ¿Los hombres? Ellos se llevan 83.2 por ciento de ellas.