Esta monja corrió un maratón en Colombia vistiendo su hábito

La monja Sor Carmen Vilches de las Hermanas Trovadoras de la Eucaristía corrió durante la carrera en Cúcuta, Colombia, donde finalizó en el quinceavo lugar, según informa el portal de Milenio. 

La monja, originaria de Maracaibo, Venezuela, dijo que se inscribió un día antes al maratón, esto porque cuando fue a vender galletas para recursos, le informaron que las calles permanecerían cerradas por la carrera, así que no lo pensó dos veces y se postuló. 

Para poder asistir al evento, las Hermanas Trovadoras de la Eucaristía, que residen en la ciudad de Pamplona, pidieron permiso a la madre superiora, quien les dijo que podían asistir con la condición de que deberían portar su hábito.

Dado que sólo quedaba un lugar para participar, entre el grupo de hermanas eligieron a Sor Carmen para que fuera ella quien las representara, esto porque le gustan los deportes y porque tiene un gran talento en ello.

Sor Carmen, que tiene 29 años, solía jugar antes voleibol y kickball. Al ser motivada por las demás hermanas para participar, ella accedió con gusto. “Fue una experiencia maravillosa y única”. 

En la carrera, en la que estaban inscritas mil 500 personas,  Sor Carmen obtuvo el lugar número 15, por lo que el alcalde de Cúcuta les aportó un millón de pesos para la comunidad.

Monja corrió con hábitoAl final, el asunto de las galletas no salió nada mal.

Aunque los casos son inmensamente diferentes, esta carrera nos hace recordar que los prejuicios deberían ser cosas del pasado, como sucedió con Lorena Martínez, la corredora indígena rarámuri quien obtuvo el tercer lugar en el ultramaratón europeo vistiendo su traje típico de la región. 

Esta corredora, a quien todavía le es difícil hablar el español, corrió con un tiempo de 20 horas 11 minutos y 37 segundos, siendo el quinto mejor tiempo de la general femenil.

Con sandalias y todo, esta corredora puso en alto a su comunidad y a todo un país.