¡Hoy por ti Javier! Su látigo no lo dejó ir al Mundial y sus amigos “lo llevaron”

Con la euforia del Mundial de Rusia 2018 todos, absolutamente todos quisieron ir al país europeo para presenciar este evento deportivo peeero, como siempre hay un pero, hubo alguien a quien no lo dejaron ir porque (coff, coff) mandilón. 

Hablamos de Javier, quien desde hace cuatro años estuvo planeando un viaje en autobús con sus amigos que iría de México a Rusia pero al final salió con que “no me dejó mi látigo”, que diga “mi vieja”. Entonces, sus amigos para no dejarlo atrás y hacerlo sentir todo el ambiente pambolero del Mundial, sus amigos decidieron llevarlo.

¡Hoy por ti Javier! Su látigo no lo dejó ir al Mundial y sus amigos “lo llevaron”

¿Que cómo lo hicieron? Fácil, con una figura de cartón de Javier bien paradito, pero con una playera que tenía la leyenda: “Mi vieja no me dejó”. Oooobviamente sus amigos le están tomando fotos en todas partes y no solo eso, sino que han hecho saber que se la están pasando muy chingón. 

“Esperamos que su novia no lo corte por ‘el rapto’, pero la neta no podíamos dejar fuera de la jugada a nuestro compa!!!”, escribieron a través de su cuenta de Facebook donde hay toda una galería de imágenes de Javier manejando “La Bendición”, como le llamaron al autobús, tomando una chelita, jugando futbolito, tomando en un bar ruso, haciéndola de DJ y bueno… así hasta el infinito. 

¡Esos sí son cuates, carajo! 

¡Hoy por ti Javier! Su látigo no lo dejó ir al Mundial y sus amigos “lo llevaron”

¡Hoy por ti Javier! Su látigo no lo dejó ir al Mundial y sus amigos “lo llevaron”

¡Hoy por ti Javier! Su látigo no lo dejó ir al Mundial y sus amigos “lo llevaron”

¡Hoy por ti Javier! Su látigo no lo dejó ir al Mundial y sus amigos “lo llevaron”

¡Hoy por ti Javier! Su látigo no lo dejó ir al Mundial y sus amigos “lo llevaron”

¡Hoy por ti Javier! Su látigo no lo dejó ir al Mundial y sus amigos “lo llevaron”

¡Hoy por ti Javier! Su látigo no lo dejó ir al Mundial y sus amigos “lo llevaron”

¡Hoy por ti Javier! Su látigo no lo dejó ir al Mundial y sus amigos “lo llevaron”