“A mi mamá le gustó Blunt de Guayaba”, cuenta Simpson Ahuevo

Jorge Alberto Beltrán Robles, mejor conocido por todos como Simpson Ahuevo, es uno de los nuevos exponentes del hip hop que con influencias del rap de calle y exponentes noventeros como Vanilla Ice y MC Hammer, ha conseguido pulir un sonido propio empapado de las nuevas – retomadas- corrientes como el trap, añadiéndole su estilo en letras que hablan de fiestas, algunas drogas e incluso problemas con la policía.

Platicamos son Simpson previo a su concierto este 15 de junio en SALA, y nos contó cómo es que inició este viaje en la música que le ha traído muy buenos frutos. Pero antes que nada, ¿alguien sabe porqué Simpson Ahuevo?

Entrevista Simpson Ahuevo
Facebook @ElSimpsonAhuevo

“Me dicen Simpson porque desde primaria usaba una playera de Bart Simpson, además mis papás me decían así por mis ojos grandes. Lo de Ahuevo vino estando con Ataque Furtivo del Desierto, un grupo de raperos de Hermosillo. Cada uno tenía dos sobrenombres y a mí sólo me agregaron ese”. 

Desde 2001, Simpson empezó a tomar el micrófono de manera más formal. A partir de ese momento, subirse a las tarimas se convirtió en un suceso más frecuente y los fans de su música poco a poco empezaron a llegar.

Cuando las puertas se fueron abriendo, Simpson supo que era momento de salir de Hermosillo, por lo que se traslado a la Ciudad de México en 2008, y aunque nada ha sido miel sobre hojuelas, para Jorge, su familia ha sido -y será- pieza clave.

Lo más chido que me ha pasado es el apoyo de mi familia, que me hayan comprendido de que me gusta mucho esta música a pesar de que exista ese tabú de que hay vicios”

Su familia, según asegura, no sólo lo ha apoyado para que salga de Sonora, sino que incluso alientan sus nuevas canciones así como sus videos.

“Me apoyan mucho. Mi mamá me dice ‘Ya escuché la de Blunt de Guayaba, me gustó mucho’, o me dicen que ya vieron mis videos y que les gustaron mucho. Son muy lindos conmigo”.

Aunque Simpson Ahuevo es muy agradecido por cómo han sido las cosas, también han habido experiencias que quizá no fueron tan gratas para él, como aquel incidente en Estados Unidos…

“No he tenido muchas experiencias gachas, salvo una el año pasado cuando Molotov nos invitó a uno de sus conciertos en Estados Unidos, llegamos a Chicago y nos quedamos parados ahí por unas complicaciones, porque algunos necesitaban visa de trabajo y nos deportaron y así”.

 En tanto a su música, pese a que ha sido bien acogido por una gran cantidad de gente -evidentemente no estaría donde está si no fuera así- también existen otras personas, los más amantes de la llamada “vieja escuela”, quienes critican al rapero.

Me da gusto que brinquen estas personas, esos odiadores porque si no estuvieran ahí esto no tendría chiste. Son comentarios que no me detienen, muchos tienen sus puntos pero me guardo mi opinión y aprendo”.

De su más reciente material, Jorge, se desprenden cortes muy diferentes a El Morroeste. En ellos, podemos ver una transición, un crecimiento del propio rapero. Letras como “Corre” lo demuestran, en donde aborda temas contundentes como los prejuicios y la discriminación por parte de los policías, algo de lo que ha sido víctima alguna vez.

“Allá yo creo que los policías son más perros. Te detienen si te ven medio cholón, allá son más pesados”. 

Hasta aquí, el crecimiento de Simpson es muy notorio, algo que, según él, se debe en mucha parte a la Ciudad de México y a los nuevos géneros o corrientes del hip hop.

“Nuestro proyecto es muy versátil, al menos así me hice cuando llegue a la cdmx, me metí en el ritmo y mi mente se hizo más abierta. Hoy en día se me hace bueno que existan más géneros”.

Respecto a su concierto en SALA, Simpson Ahuevo se encuentra emocionado y ya tiró todo por la ventana. Entre su lista de invitados figuran artistas como LNG-SHT, Alemán, Muelas de Gallo y MKN Makenna.

¿Quién dijo yo?