Es oficial: La adicción a los videojuegos ya es una enfermedad mental según la OMS

¿Te la pasas todo el día jugando? ¿No importa cuánto trates, no dejarás tu videojuego ni por ir al baño? Podrías sufrir una enfermedad mental relacionada con la adicción a los videojuegos, de acuerdo a la Organización Mundial de Salud (OMS).

Desde hoy, abusar de los videojuegos podría significar que una persona padece de un transtorno mental denominado “Transtorno de los Juegos”, así lo publicó la OMS en su más reciente versión de su Clasificación Internacional de Enfermedades, (CIE-11), publicada este lunes.

OMS declara a la adicción a los videojuegos como una enfermedad

Ahora, con el transtorno integrado a su clasificación, la OMS deberá tomar medidas para esta adicción a los videojuegos y así prevenirla.

El “Transtorno de los Juegos”, está dentro del CIE-11 debido a los diferentes comportamientos adictivos que suelen sufrir algunas personas. Evidentemente una maratón de videojuegos no significa que estés mentalmente enfermo, pero el abuso sí podrá ser detectado y tratado por la comunidad médica como cualquier otra enfermedad.

De acuerdo a la OMS, los ‘Trastornos mentales, conductuales o del neurodesarrollo’, categoría principal de la CIE-11, “se caracterizan por la repetida incapacidad para resistir un impulso o urgencia de realizar un acto que sea gratificante para la persona”, lo que podría llevar al deterioro de aspectos sociales, familiares, de educación o de trabajo de un individuo.

OMS declara a la adicción a los videojuegos como una enfermedad

Recientemente se dio a conocer el caso de una pequeña de 9 años que tuvo que ser internada en un programa de rehabilitación debido a su adicción al juego. El grado de transtorno era tan profundo que llegó a no dormir, golpear a sus papás, e incluso orinarse encima con tal de continuar jugando el popular videojuego de Epic Games, Fortnite, título RPG que permite a los usuarios entrar en un mundo de ficción para combatir a otros jugadores de todo el mundo.

Chale, ya se andan poniendo bien intensos con esto, ¿no? ¿Dónde quedaron los niños que le ponían una botella de frutsi a su bicicleta para que sonara como una “moto”?

Comentarios