Emmanuel Macron regaña a chamaco confianzudo: “A mí me llamas presidente o señor”

“¡Qué pasó mi Macron!, antes eras chévere”, es lo que dirán los de la chaviza frenética al ver cómo Emmanuel Macron regañó a un puberto al que se le ocurrió saludar al presidente francés, así, muy confianzudo. Por su parte, lo de la vieja escuela exclamarán: “¡eso, que los pin$%&es millenials aprendan lo que es la realidad!” Ustedes hagan equipos de tres y discutan.

Aunque se ve que le gusta tomarse la foto pa’l feis y posar junto a jóvenes, lo que no tolera el presidente de Francia, Emmanuel Macron, es que se pasen de confiancitas con él. Eso es lo que dejó ver al reprender a un adolescente que se quiso lucir con sus amigos y, al tener de frente al joven mandatario, lo saludó como si se tratara del que le vende las baguettes.

-“¡Cómo te va, Manu!”

-“No, no, no. Estás en una ceremonia oficial y te comportas como debe ser”, contestó Emmanuel Macron, de 40 años. “Sí, señor”, respondió el chamaco, que inmediatamente captó que el presidente no estaba muy de buenas que digamos… pero ahí no paró el enchilado mandatario:

“Puedes hacerte el tonto, pero hoy es la Marsellesa, el Chant des Partisans [canción de la resistencia francesa], así que me llamas ‘Señor Presidente’ o ‘señor’”.

-“Sí, señor”… pero más:

-“Y el día que quieras comenzar una revolución, primero estudia para obtener un título y ganarte la vida por ti mismo, ¿de acuerdo? Y luego puedes dar lecciones a otros “.

Abuelo SImpson, nalgadas presidentes
Imagen: Frinkiac

¡FATALITY!, ¡CO-CO-COMBO BREAKER!… y demás referencias noventeras que se les ocurran para indicar que Emmanuel Macron le puso un sabroso “estate quieto” al pobre chavito. Evidentemente, Macron acaba de perder un fan.

El desplante de Emmanuel Macron se da en el marco de las críticas que recibe su administración por, según sus detractores, no tener empatía con los pobres. Apenas la semana pasada, el presidente francés difundió un mensaje en el que señaló que el país está gastando “gran cantidad de dinero” en seguridad social.

Comentarios