“Cryin’”, la canción de la trilogía de Aerosmith que le cambió la vida a Alicia Silverstone

Los 90 sin duda fue una época de abundancia y éxito para Aerosmith, una banda que, por años, ha pasado de ser de nicho a esas de gusto popular pero con una gran historia detrás. Es por ello que este 20 de junio, a 25 años del lanzamiento del video de “Cryin’”, protagonizado por Alicia Silverstone, recordamos cómo fue que el primer clip de la trilogía considerada por muchos medios de música como “la  más grandiosa de todos los tiempos”, cambió la vida de la actriz y no solo eso, sino que fue el preámbulo de una mujer sexy que más tarde se convirtió en protagonista de Clueless (1995), la cinta adolescente girly por excelencia.

Antes de que eso sucediera, Alicia protagonizó tres videos de Aerosmith: “Cryin’”, “Amazing” y “Crazy” —probablemente ésta última te sea mucho más conocida—. El primero de ellos se estrenó en MTV en el verano de 1993, el 20 de junio para ser específicos, y fue claro que Alicia era la nueva musa del rock and roll y además, se convirtió en el estandarte de los videos de rock en la historia de la banda liderada por Steven Tyler.

¿Y por qué lo decimos? Basta con ver el inicio de “Cryin’”, un clip protagonizado, además de Alicia, por Liv Tyler —hija de Steven—, Jason London y Steven Dorff. En un inicio Silverstone donde aparece en una playera sin mangas blanca con un hombre tocándole el pecho y mostrando su tatuaje. Después ella pasa a ser una “perdedora” que ve a Liv besar a un chico como buena pareja enamorada que son. Luego aparece conduciendo y llegando a un lugar solo para lanzársele al joven y después de que éste la rechaza, ella simplemente lo golpea, lo avienta del coche y lo deja ahí. 

Acto seguido decide tatuarse, como toda una chica ruda, sin importarle las consecuencias y decidida a lo que sea, incluso al dolor de no tener un amor correspondido… hasta otra escena pasional con Jason como parte de un flashback. Y después, cuando intenta “ligarse” a un hombre (Steven Dorff), éste le roba su bolsa, ella lo persigue, lo alcanza, lo golpea y finalmente acaba en un puente donde Jason está de vuelta para evitar que se aviente. Sin embargo, más allá de ser una mujer depresiva con tenencias suicidas, en realidad se trata de una chica que no necesita a ningún hombre pues, en medio de ese dolor por ser rechazada, ella solo quiere vivir la vida y llevarla al extremo. Con dolor, corazón roto, con diversión y sin dejarse que nadie, nadie la lastime.

Ahora bien, “Cryin’” forma parte de Get a Grip, un disco que fue el encargado de darle ese levantón que Aerosmith tanto necesitaba, y que se consolidó con el lanzamiento de esta canción, cuyo video fue censurado por MTV ya que al final, cuando Alicia le demuestra a su ex que no lo necesita, le muestra el dedo medio. 

En la portada que lanzó Rolling Stone en 1995 con Alicia Silverstone como protagonista, ella comentó: “Aerosmith sacó mucho dinero de ese video. Sus ventas se triplicaron o algo por el estilo. Ellos hubieran estado locos de no haberme pedido que protagonizara los siguientes videos”. 

Y eso hicieron, pues “Amazing” fue el siguiente capítulo donde la banda maneja un videojuego, realidad virtual y varios cameos de Alicia Silverstone en el video de “Cryin’”. Al final él se mete en el “videojuego” y la conoce, pero ella no queda muy encantada con él. Después sin saber cómo la convence, la besa en medio del desierto y ella, como buena rebelde que es, le enseña el lado arriesgado de la vida pero además, le da toda esa pasión que él buscaba desde un principio. Una sensualidad que basta destacar únicamente con un vestido corto y botas. Al final, para sorpresa de todos, el protagonista se vuelve únicamente el jugador de un videojuego manejado por Alicia. Así es como la historia sigue.

Para la primavera de 1994 llega “Crazy”, una de las canciones más conocidas de Aerosmith en la que Alicia Silverstone ahora co-protagoniza el video con Liv Tyler. Ambas se convierten en amigas dentro de un colegio que involucra faldas escocesas cortas, calcetas largas, ropa interior de encaje, un auto convertible y mucha rebeldía. Después está el strip-tease de Liv, Alicia en la espectadora y finalmente un agricultor sensual que se convierte en su “víctima”. Al final esta trilogía termina con la palabra “Crazy” escrita en el campo. 

Después de que estos clips salieron, la directora Amy Heckerling, quiso reclutar a Alicia para Clueless. “Estaba en mis asuntos, pensando vagamente cuando vi en MTV ‘Cryin’’ y me volví loca”, relató Amy a Rolling Stone en 1995. A partir de esto es que Alicia Silverstone se convirtió en un emblema de los 90 pues con el estreno de esta cinta, finalmente obtuvo el empujón y reconocimiento suficiente para pasar como un ícono dentro de la cultura del rock y del pop. 

Comentarios