Manu Chao, EPN y cómo se convirtió en una persona ‘non grata’ para México

José Manuel Arturo Tomás Chao Ortega, mejor conocido como Manu Chao, como el desaparecido, el compositor de una oda a Maradona y el hombre al que le gustas tú; ese músico francoespañol nacido un 21 de junio de 1961, estuvo por última vez en México para ofrecer un show en Guadalajara que jamás se vio realizado. ¿La razón? El gobierno mexicano. Una vez más esta parte que a casi nadie le gusta pero con lo que todos tenemos que luchar día a día, fue el impedimento para que hasta ahora, Manu se convirtiera en una persona “non grata”. 

La historia, de acuerdo a las versiones de varios medios mexicanos e internacionales, va más o menos así:

En marzo de 2009, el ex integrante de Mano Negra participó en el Festival de Cine de Guadalajara. Durante una rueda de prensa, luego de una breve presentación que dio dentro del marco del festival, manifestó su postura respecto a la acción de las autoridades del Estado de México, entonces gobernado por Enrique Peña Nieto, en el caso de Atenco en el 2006. Lo que dijo a la prensa fue que esto se trataba de “terrorismo de Estado”. 

  • ¿Qué fue lo que pasó en Atenco?

El caso Atenco consistió en una serie de enfrentamientos violentos en el Estado de México entre las Fuerzas Federales y los habitantes de San Salvador Atenco. El saldo, dentro de lo que se registró, fue la detención de 207 personas —entre ellos 10 menores de edad—, la expulsión de cinco extranjeros y múltiples denuncias por violaciones y saqueos a casas de los habitantes, así como numerosas muertes. Todo ocurrido durante el gobierno de Enrique Peña Nieto en el Estado de México y el mandato de Felipe Calderón. 

Volviendo al tema de Manu, según informó El Mundo en 2009, las declaraciones del cantante hicieron que el gobierno de Felipe Calderón tomara cartas en el asunto y de inmediato fue cancelado el concierto que daría en Guadalajara, pues según se dijo, la Secretaría de Gobernación investigó al cantante y estudió la posibilidad de aplicar el artículo 33 de la Constitución Mexicana, el cual dicta que “los extranjeros no podrán, de ninguna manera, inmiscuirse en los asuntos políticos del país”. Sin embargo cuando el rumor comenzó a tomar fuerza, la Secretaría de Gobernación envió un comunicado diciendo que no había iniciado ninguna investigación hacia Manu Chao pero, por otro lado, el Instituto de Migración —que es dependencia de la SEGOB—sí realizó esta acción para ver el estatus migratorio del cantante francés. Así fue como descubrió que Manu Chao había entrado al país en calidad de “turista” y por lo tanto no podía efectuar actividades lucrativas. He ahí la razón por la cual no dio su concierto en Guadalajara aunque, según la respuesta de Manu Chao en ese entonces, la cancelación se debió “a razones privadas”. 

Posteriormente el gobierno calderonista empezó a investigar a Manu por haber opinado sobre temas de política interna y, según dijo una fuente de la SEGOB a Reuters, “se estaba haciendo una investigación a Manu Chao para saber qué fue lo que pasó, qué dijo y en qué contexto. Habría una sanción, dependiendo del resultado”. 

Si bien Manu Chao no fue expulsado de México, al final el gobierno mexicano le dio a entender que era una persona “non grata” para el país. Después de esto, Enrique Peña Nieto se convirtió en el presidente de la nación y, ya que las declaraciones y lo de Atenco ocurrió durante su papel como gobernador del Estado de México, el “veto” siguió hasta hoy.

Los rumores sobre el posible regreso de Manu a México han sido muchos, en verdad muchos. Sin embargo todos estos al final resultaron falsos. El último fue en 2011, cuando se anunció el posible line up del Wirikuta Fest 2012 en el Foro Sol. El fin de este festival de música, según  informó Ocesa, era “generar fondos para la defensa legal de Wirikuta”, uno de los lugares sagrados del pueblo Wixárika en San Luis Potosí que en 1999 fue declarado por la UNESCO como “uno de los 14 sitios naturales sagrados del mundo”. 

En cuanto a su música, 2017 fue el año en el que de nueva cuenta el nacido en París y criado en España creara una trilogía de himnos de protesta titulados “No solo en China hay futuro”, “Moonlight Avenue” y “Words of Truth”. Aunque se pensó que esto sería el inicio de un posible lanzamiento del sucesor de La Radiolina (2007), no fue así.