“Que nadie se sorprenda si ganamos las elecciones”: José Antonio Meade

Aunque su campaña nunca despuntó, en la mayoría de las encuestas jamás salió del tercer lugar y que no quiso desmarcarse del gobierno de Enrique Peña Nieto (cuyo nivel de aceptación es del 19%), José Antonio Meade cree que todavía puede ganar la elección presidencial… ya saben cómo, así que “nadie se sorprenda” si eso ocurre.

Pese a que en casi todas las mediciones aparece 20 puntos debajo de AMLO y algunos (no tantos) atrás de Anaya, el candidato del PRI a la presidencia, José Antonio Meade pidió a la gente no sorprenderse si el 2 de julio resulta que él gana la contienda presidencial. Para el aspirante tricolor eso sería normal, ya que ha diseñado un gran plan: durante las votaciones, esconderse debajo de un sillón y esperar que, de alguna forma, todo se arregle… O bueno, lo que es lo mismo (pero en argot político), esperar que la maquinaria del PRI haga su trabajo: “ tenemos con qué, que tenemos militancia, que tenemos activismo, que tenemos fuerza, que vamos con visión y que vamos a ganar el primero de julio”, señaló el exsecretario de Hacienda, en mitin realizado en el Estado de México.

Frente a más de 40 mil acarreados, digo, simpatizantes… José Antonio Meade presumió que, en estas elecciones, el PRI puede presentarse ante el electorado “con la frente en alto”. Al parecer, para el aspirante tricolor, atrás ya quedaron los gobernadores emanados del, alguna vez llamado, “Nuevo PRI” y, ahora, el “legado” del partido durante esta administración reside en sus excompañeros de gabinete, quienes lo acompañaron en el evento. Gente como los secretarios de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray; de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza; de Turismo, Enrique de la Madrid; de Salud, José Narro; de Educación Pública, Otto Granados; del Trabajo, Roberto Campa, y de Hacienda, José Antonio González Anaya…

José Antonio Meade Kuribreña presenta a su equipo de campaña
Foto: Twitter

Y bueno… qué decir del PRI, que – según José Antonio Meade – en sólo unos meses pasó de cuna de los exgobernadores más corruptos de los últimos tiempos a “un partido que se transforma para resolver y con esa convicción da la cara para solicitar que voten en su favor”.

Pues bueno, ya que Pepemit ve cercana la victoria, adelantó que su gobierno será honesto, honorable”… uno que haga “gala de los valores” y en el que se materialice el México que quiere él y su equipo: Queremos un México unido, un México con certidumbre, un México de empleos. Aquí decimos no a la división, no a la ocurrencia, no a la falta de experiencia. México merece un futuro con certidumbre, prosperidad, inclusión, empleo y eso es lo que está en la boleta”.

Por su parte, el líder del PRI, René Juárez, llamó a los militantes a ya no vincular a su partido con escándalos de corrupción: “los priístas no somos responsables de que alguien falle a la confianza de la gente”, afirmó.

Notas relacionadas

Comentarios