Con peras y manzanas: Una guía para votar

Por Esteban Illades

Lo logramos, querido sopilector: llegamos a la última semana de las campañas. A partir del jueves pasado, gracias a esa maravilla llamada “período de reflexión”, dejaste de escuchar de los candidatos. Tendrán prohibido anunciarse, llamar al voto, presentar propuestas, con la idea de que los mexicanos nos tomemos ese tiempo en serio para decidir qué hacer con nuestro voto.

Hoy tendremos que ir a las urnas. Aunque parezca fácil, no lo es tanto. Claro que hay quien ya sabe perfecto a qué va, o quien lo hace al chilazo. Pero no todo mundo es así. Por eso aquí hay una pequeña guía de cómo emitir el voto: desde qué se elige hasta cómo saber quiénes son tus candidatos.

¿Cómo sé si puedo votar?

Lo primero es lo primero: saber si puedes votar. Para eso necesitas entrar al sitio de la lista nominal del Instituto Nacional Electoral (INE), con tu credencial en mano, y consultar la lista.

¿Dónde está mi casilla?

Lo siguiente es saber dónde te toca votar. Para eso existe el sitio “Ubica tu casilla” del INE. Sólo necesitas ingresar ahí, elegir tu entidad y escribir tu sección, la cual se encuentra al frente de tu credencial para votar.

Si no estás en tu entidad el día de la elección, pero aun así quieres votar para presidente, puedes buscar la casilla especial más cercana. Pero debes saber que estas casillas tienen boletas limitadas, por lo que no necesariamente te tocará votar aunque te presentes. Aquí te explicamos cómo funciona “Ubica tu casilla”.

¿A qué hora abre la casilla?

Ya que sabes dónde está tu casilla, debes saber que ésta abre alrededor de las ocho de la mañana y cierra a las seis de la tarde. Es “alrededor” porque puede haber motivos de retraso: que no lleguen todos los funcionarios, que se tarden más en montarla, en fin, lo que siempre pasa en México. No desesperes, tu casilla abrirá.

¿Qué boletas voy a recibir?

Depende de dónde votes. En algunos estados se elige desde presidente municipal y funcionarios locales, diputados locales hasta gobernador. En todos se eligen cargos federales: diputados, senadores y presidente.

¿Quiénes son los candidatos?

Otra vez, depende. Es tu trabajo buscar sus nombres. A nivel federal, el INE tiene una muy buena herramienta, su sitio de candidaturas. Ahí verás cinco opciones. La primera es la más clara: “presidencia”. Salvo que vivas en una cueva, sabrás que los candidatos son cuatro: Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Anaya, José Antonio Meade y Jaime “El Bronco” Rodríguez.

La segunda es “diputación mayoría relativa”. Ahí están los candidatos a diputado que van a representar a tu distrito. Tal cual, tus representantes directos en el congreso. Para saber quiénes son, hay que ingresar tu número de sección (disponible en el frente de tu credencial). Diputados de este tipo hay 300.

La tercera es “diputación representación proporcional”. Éstos son los famosos plurinominales, los diputados que existen desde hace varias décadas con el fin de asegurar representaciones más parejas en la Cámara de Diputados y evitar que un partido se haga con una mayoría absoluta. Diputados de este tipo hay 200, para que la Cámara se conforme por 500 diputados.

La cuarta es “senaduría mayoría relativa”. Es similar a la diputación con el mismo nombre, sólo que los senadores no representan distritos sino estados. Cada estado, incluida la Ciudad de México, tiene tres senadores por esta vía. En total son 96 senadores que se eligen así. Los primeros dos son del partido que más votos obtuvo, el tercero es el que se conoce como “primera minoría”, o del partido que quedó en segundo lugar.

La quinta es “senaduría representación proporcional”. Éstos son los “pluris” pero del senado. Se eligen 32, para que haya 128 senadores.

Una vez que tengas los nombres, lo mejor es guglearlos. Si ya han tenido cargos públicos, lo más seguro es que lo primero que veas son sus escándalos. Después, si tienes suerte, encontrarás sus sitios en la red y sus propuestas. Lo ideal es que consultes lo más posible de cada uno para informarte mejor.

INE

Ok, ok. ¿Pero cómo está eso de las coaliciones? ¿Cómo sé si mi voto vale?

Aquí se pone interesante el asunto. Puedes votar por un candidato presidencial de muchas maneras: tachar el candidato que quieras y hacerlo sólo por un partido de su coalición (por ejemplo: AMLO/Morena, Anaya/PAN, Meade/PRI). Por “El Bronco” sólo puedes elegir una casilla porque es independiente y no lo representa ningún partido.

También puedes votar por dos de los partidos que lo postulan, o por los tres. Ahí depende de qué partido/partidos quieres que salga beneficiado.

No está de más recordarlo: no porque votes por un candidato en dos o más casillas votas dos o más veces por él. Tu voto sólo cuenta una vez.

Ahí no acaba esto, porque en días recientes, el INE y el Tribunal Electoral complicaron más el asunto: también vas a poder votar por el candidato que quieras usando su apodo. Es decir, si escribes “Peje” en lugar de tachar a AMLO cuenta para él. Si escribes “Yo Mero”, le van a dar el voto a Meade. Obviamente que esto se presta a problemas: qué tal que sólo tú le dices de una manera a tu candidato. Lo mejor, entonces, es votar de manera normalita y evitarte problemas.

Hay que agregar una cosa más: ¿Qué ocurre con Margarita Zavala? La candidata independiente, que aún va a aparecer en la boleta, va a contar como nula. Es decir, por acuerdo del INE, si votas por Zavala será como anular tu voto. Peeeero, si votas por ella y por alguien más (así de loco el asunto), el voto contará para el otro candidato. Si sólo votas por ella, tu voto aparecerá en la lista de anulados.

Compra del voto elecciones 2018
Foto: Especial

¿Qué pasa con diputados y senadores?

Ah. También es complejo. Aquí, tanto en diputados como en senadores sólo puedes elegir un partido. En algunos estados el PRI va en alianza con otros partidos; en algunos estados Morena va en alianza también; en algunos estados el Frente también funciona igual. Peeeero, no en todos.

Tienes que averiguar si en donde vives esto sucede. ¿Por qué? Por dos motivos: el primero, porque puede ser candidato compartido. Es decir, que puedas votar por el mismo candidato si eliges el partido X o el partido Y.

El segundo, porque de eso depende de a quién le quieras dar más dinero, más votos y, por lo tanto, mayor representación, porque también vas a votar por los pluris del partido que eliges.

Pongámoslo bien simple: si yo voto por el candidato F, que está apoyado por el partido X y el Y, tengo que elegir entre uno de los dos. No puedo votar por los dos partidos porque entonces mi voto se anula. Lo que tengo que hacer es decidirme por X o Y, en caso de que me interese uno de los dos.

Ojo, el partido que elija también lo elegiré para la lista de plurinominales; ésa es de cada partido y no se comparte con ningún otro.

Partido por el que me decida, entonces, partido al que le doy mi voto para diputados o senadores que me representan de manera directa y para diputados o senadores que me representan de manera indirecta.

Una cosa más: mientras que en candidatos a senadores por vía pluri la lista es nacional (cada partido mete 32 candidatos), en diputados es por circunscripción, de las cuales hay cinco.

La primera incluye: Baja California, Baja California Sur, Chihuahua, Durango, Jalisco, Nayarit, Sinaloa y Sonora.

La segunda: Aguascalientes, Coahuila, Guanajuato, Nuevo León, Querétaro,  San Luis Potosí, Tamaulipas y Zacatecas.

La tercera: Campeche, Chiapas, Oaxaca, Quintana Roo, Tabasco, Veracruz y Yucatán.

La cuarta: Ciudad de México, Guerrero, Morelos, Puebla y Tlaxcala.

La quinta: Colima, Hidalgo, Estado de México y Michoacán.

Foto: Cámara de Diputados

¿Qué pasa si voto por un independiente para el Congreso?

Si el independiente gana el estado o el distrito, pues va al Congreso. Pero al votar por él no votas por lista plurinominal, porque el independiente no tiene partido.

¿Y si anulo mi voto?

Suena obvio, pero si anulas tu voto no cuenta. De hecho, tiene un efecto contraproducente en cuanto a que ayuda a inflar a los partidos a la hora de determinar plurinominales: al descartarse tu voto –por no ser parte de la votación nacional válida–, se redistribuye el voto restante para hacer el cálculo de diputados y senadores pluris. Esto hace que los partidos que hayan obtenido más votos tengan aún mayor representación a la hora de la asignación de curules.

En términos individuales y en términos filosóficos, la discusión es otra. Si quieres anular tu voto como queja, nadie te detiene.

¿Si no voy?

Vives en México, entonces eso puede dar pie a que alguien vaya por ti sin que te des cuenta. Práctica común que ocurre en zonas del país donde mayor costumbre de transas hay. Claro, aparte de que no estás cumpliendo con tu obligación constitucional de votar.

A ver, ¿entonces qué hago?

Busca a tus candidatos. Acá te dejamos la liga otra vez. Averigua quiénes son, qué han hecho. Y vota. Es tu derecho, así como una de las maneras más efectivas para expresar tu opinión política.

Por último, si ves alguna irregularidad, puedes denunciarla ante la FEPADE, la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales. Marca al 01 800 833 7233 o utiliza Fepadenet para hacerlo.

(Gracias a Caro Torreblanca por la inspiración para escribir esta guía.)

*******

Esteban Illades

Facebook: /illadesesteban

Twitter: @esteban_is