¿Qué hay en Ekaterimburgo y cómo es la vida por allá?

La fiebre mundialista a tope, y en mi viaje a Rusia, una de las paradas obligadas para apoyar al Tri, es Ekaterimburgo. Ubicada al pie de los Montes Urales y considerada como la frontera entre Europa y Asia, es la última gran ciudad europea antes de adentrarse a Siberia y perderse en el lejano oriente a través del Transiberiano. También es la cuarta ciudad más poblada del país, por detrás de Moscú, San Petersburgo y Novosibirsk.

Es considerada como la urbe más liberal de Rusia y basta caminar un par de horas por sus calles para darse cuenta de que también es una de las más polifacéticas. Es uno de los centros artísticos más famosos de Rusia, y uno de sus principales núcleos deportivos.

Ekaterimburgo y sus graffitis
Foto: Sopitas

¿Y por qué se llama Ekaterimburgo?

Lleva el nombre de la Emperatriz Ekaterina I, esposa de Pedro el Grande y tras la revolución rusa, en 1918, los bolcheviques fusilaron al último zar, Nicolas Romanov junto a su esposa y sus cinco hijos, en un lugar en donde hoy, se levanta una impresionante iglesia, que lleva el nombre de la Iglesia sobre la Sangre en honor de todos los Santos, resplandeciente en la Tierra Rusa.

¿Y qué onda con el arte por allá?

Imaginen, la música de los Beatles estuvo prohibida durante varias décadas al ser considerados como parte de la máquina propagandística de Occidente. Y hoy, si caminas por el cause del río Iset y te encontrarás con la sorpresiva silueta de John, Paul, George y Ringo.

The Beatles en Ekaterimburgo
Foto: Sopitas

El grafiti y el arte urbano es otra característica de esta ciudad, al punto que Ekaterimburgo se ha distinguido por contar con graffitis para débiles visuales, los cuáles pueden ser descifrados a través de sistema braille, en donde esconden las emotivas historias de la corredora Marla Runyan, del programador Mikhai Pozhidaev y de Ray Charles, tres personajes que a pesar de haber perdido la vista, pudieron crear obras que marcaron a la humanidad.

Grafitti en braile
Foto: Sopitas

Acá te dejo un video acerca de mi travesía en Ekaterimburgo: