Lewandowski: “Luché pero estuve solo; no es suficiente para ganar partidos”

Luego de que la Selección de Polonia fuera eliminada contra el combinado de Colombia, su estrella y referente, Robert Lewandowski, habló sobre lo que fue la derrota de su equipo, donde hizo fuertes declaraciones sobre el desempeño individual y colectivo de todo el conjunto y sorprendió a todo el mundo al decir que “luché pero estuve solo”, con un gesto en el rostro de molestia pero igual de decepción, ya que no pudieron conseguir ni un sólo punto hasta el momento y no hicieron válida su condición de favoritos para ganar la Copa del Mundo, con la que arrancaron Rusia 2018. Be Soccer comparte las declaraciones.

Getty Images

“Muchas cosas no fueron como debían ser, tampoco durante este Mundial. Estuve solo, peleamos, luché, hice todo lo que pude, pero luchar no es suficiente para ganar los partidos de la Copa del Mundo, también debes tener calidad y tuvimos muy poco de eso”, declaró el también jugador del Bayern Munich.

Con esto, Lewandowski denota la molestia que tiene al no sentirse apoyado por sus compañeros ya que durante  los dos encuentros que han disputado, sintió que estuvo solo, además de que en ambas derrotas, toda la carga se le iba a sus hombros, ya que todo el mundo esperaba que explotara y fuera el referente de la Selección de Polonia. Además de esto, el polaco siente que les pusieron la vara muy alta pues las expectativas siempre fueron superiores a lo que ellos pudieron hacer en el terreno de juego.

Robert Lewandowski: luché pero estuve solo
Getty Images

“Tal vez esto es todo lo que podemos hacer. Seamos francos, no es como si perdiésemos por poco. Así que luchamos, intentamos hacer nuestro mejor esfuerzo, pero hubo momentos en los que no pudimos hacer nada más”, lamentó el artillero.

La Selección de Polonia cerrará su participación en Rusia 2018 frente a Japón, escuadra que ha dado una gran sorpresa en este certamen. El partido tendrá lugar el jueves 28 de junio en punto de las 9:00 am; Lewandowski y compañía, esperan despedirse con una victoria para no irse en 0.