Juez federal ordena a gobierno de Trump reunificar familias en un plazo de 30 días

Como casi todo mundo, un juez federal de Estados Unidos considera que separar a niños de sus familias, por el simple hecho de intentar cruzar la frontera ilegalmente, no está nada bien. Por ello – y ya que Trump vendió puras ilusiones cuando el pasado 20 de junio firmó la suspensión de separaciones de familias – el juez Dana Sabraw puso un plazo de 30 días para que niños sean devueltos con sus padres.

La noche de ayer, el juez de Chicago determinó que las autoridades estadounidenses no pueden separar a las familias. Sabraw emitió un requerimiento para que todos lo niños inmigrantes que hayan sido separados de sus familias sean devueltos. En el caso de menores de 5 años, la decisión establece que tienen que ser regresados con sus padres en un plazo de 14 días.  Si se trata de niños mayores de esa edad, hay una prórroga de 30 días.

Imagen del centro de detención de McAllen, Texas
Imagen: Captura de pantalla / @DavidBegnaud

Además de lo anterior, Sabraw requirió que el gobierno facilite que padres e hijos tengan contacto telefónico en un plazo no mayor a 10 días. Todas las medidas, explicó el juez, son para abordar “la circunstancia caótica que ha creado el propio gobierno”.

Aunque por el momento la orden del juez no tiene un posicionamiento por parte del gobierno de Donald Trump, por el lado de organizaciones que rechazan la política migratoria del republicano ya hay respuesta. “Esta es una gran victoria y significará que esta crisis humanitaria está llegando a su fin”, señaló Lee Gelernt, abogado de la asociación de derechos civiles ACLU… algo optimista, por cierto, ya que prevén que la administración de Trump no piense en apelar la decisión del juez, “cuando están en juego las vidas de estos pequeños niños “.

La decisión del juez de Chicago llega justo cuando al menos 17 estados del país del norte presentaron una demanda contra el gobierno de Donald Trump, para intentar forzarlo a reunir a las familias de inmigrantes inhumanamente separadas al intentar ingresar a Estados Unidos desde México. “Esta es una política deshonesta, cruel e inconstitucional”, señaló Bob Ferguson, fiscal general en Washington y quien liderará una coalición de estados en la demanda.

Luego de que el pasado 20 de junio Trump firmó una orden para detener no la llamada política “tolerancia cero”, pero sí el criterio para separar familias detenidas en la frontera, se han reunificado cerca de 500 padres con sus hijos o tutores… sin embargo, 2 mil niños continúan sin saber dónde están, por qué están encerrados y, sobre todo, sin comprender por qué no están junto a sus padres.

De atenerse al ritmo de la administración de Trump, la reunificación de todas las familias podría demorar varios meses. De ahí que la coalición de estados hayan presentado una demanda contra el gobierno de Estados Unidos para forzarlo a reunir lo antes posible a los niños con sus padres.

Comentarios