Llovió tanto en Querétaro que se desbordó un río y aplicaron el Plan DNIII-E 😱

Debido a las intensas lluvias que se registraron ayer por la noche y la madrugada de este jueves, la comunidad de Amazcala, El Marqués, en el estado de Querétaro, registró severas afectaciones por lo que fueron evacuadas varias personas y trasladadas a un refugio temporal en el DIF municipal.

La cantidad de agua que cayó provocó el desbordamiento del Río Querétaro y la entrada de agua en al menos 150 viviendas de la comunidad.

Foto: Diario de Querétaro

De igual forma, se reportaron afectaciones en la entrada de Santa Cruz, en el mismo municipio, donde un vehículo de transporte de personal que llevaba 14 personas se quedó varado. Cuerpos de emergencia tuvieron que apoyarlo.

Además, las presas de El Carmen y Los Pirules quedaron en alerta máxima al llegar al 100% de su capacidad y desfogando. 

Policías estatales han realizado recorridos preventivos para brindar apoyo a la ciudadanía de Amazcala. La lluvia estuvo tan fuerte que se tuvo que activar el protocolo del Plan DNII-E por elementos del Ejército mexicano.

De acuerdo con el comandante de la XVII Zona Militar, general Carlos Cesar Gómez, 15 familias resultaron afectadas por la inundación. Se informó que personal militar integrante del 4º Regimiento Blindado de Reconocimiento participó con el apoyo.

Se colocaron costales de arena en las viviendas para contener el agua, misma que alcanzó el metro de altura. Afortunadamente no se registró la pérdida de vidas.

Pero, ¿en qué consiste el Plan DNIII-E?

Se trata de un Plan de Auxilio a la Población Civil en Caso de Desastre establecido por la Secretaría de la Defensa Nacional.

Establece los lineamientos generales a los organismos del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos para realizar actividades de auxilio a la población civil afectada por cualquier tipo de desastre.

El Plan DN-III-E cuenta con tres fases que rigen la participación del personal:

  • Fase de prevención. Esto permite una preparación para reaccionar de manera oportuna para tomar acciones dirigidas a controlar el riesgo, evitar o mitigar el impacto destructivo de los desastres sobre la vida y bienes de la población, la planta productiva, los servicios públicos y el medio ambiente.
  • Fase de Auxilio. Estas acciones ya están destinadas primordialmente a salvaguardar la vida de las personas, así como sus bienes y la planta productiva. Es decir, planes de emergencia, coordinación de la emergencia, evaluación de daños, así como búsqueda, salvamento y asistencia.
  • Fase de recuperación. Es el proceso orientado a la reconstrucción y mejoramiento del sistema que resultó afectado, ya sea la población o el entorno. Además la reducción del riesgo de ocurrencia y la magnitud de los desastres futuros.