#Verificado2018 ‘Si vendes tu voto, anúlalo’, la propuesta de 3 independientes

Si vendes tu voto, anúlalo“, así la propuesta de dos candidatos independientes a la Presidencia Municipal de Celaya, Javier Mendoza, Eugenio Arangüena Sharpe y Daniel Nieto, candidato independiente a una diputación federal.

Los independientes lanzaron una campaña para reducir la compra del voto, que en México es un delito.

Primero de julio de 2018, día de la elección. La jornada electoral más grande de nuestra historia, y con ello la compra de votos más grande que jamás hemos visto (…) Pero sería injusto de nuestra parte pedirte que no lo hagas, porque sabemos que ese dinero realmente lo necesitas. Por eso esta vez, queremos proponerte algo: véndelo, y véndelo caro. Pero no vendas tu dignidad”, sentencian en el video en el que promueven que ningún ciudadano venda su voto.

No vendas tu voto
Captura de pantalla.

Esta campaña ha alcanzado más de 90 mil interacciones en redes y se ha difundido en páginas de contenido político con el título “Vende tu voto”.

Además, en el video los independientes explican cómo es que un mapache —el operador que compra el voto— entrega una boleta ya marcada a quienes venden su sufragio y a cambio les pide que le devuelvan la boleta en blanco.

A veces, también se exige una prueba del voto, como una foto.

Así que los candidatos encontraron una manera de exponer este delito ante las autoridades y han propuesto a los ciudadanos que, si venden su voto, pongan una “V” de “vendido” en las boletas.

No vendas tu voto

Eugenio Arangüena dijo a Verificado 2018 que este video y la campaña no es un llamado a vender el voto, sino a anularlo para que NO cuente y evidenciar a los partidos políticos que están comprando esos sufragios, e inhibir a que lo sigan haciendo:

Estamos trabajando sobre una realidad que existe; hay personas que lo necesitan y no importa lo que les digas, porque de todas formas lo van a vender. Lo mínimo que podemos hacer es que traten de evidenciarlo”, advierte. “No sabemos si la ‘V’ será suficiente para anularlo; lo ideal hubiera sido que se pudiera poner ‘vendido’, pero muchos de los que venden el voto no saben escribir”.

Si vendes tu voto, anúlalo
Captura de pantalla.

Daniel Nieto, quien también aparece en el video junto con Eugenio Arangüena, agregó que publicarán el número de votos que se encuentren con esa marca en las boletas para denunciar e identificar cuántos fueron comprados.

Exhibir a quienes compran

Por otra parte, Santiago Nieto, extitular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), explicó a Verificado 2018 que aunque la práctica que promueven es legal, el problema de los votos marcados con una “V” se contarán como votos nulos, sin que haya una diferencia con los que sean de protesta.

Pese a esto, los representantes de partido y funcionarios de casilla podrían dar un estimado de los votos anulados por protesta y hacerlo público.

Así lo detalló:

Los votos de protesta se van a contabilizar con el resto de votos nulos; en ese caso hay dos posibilidades: el INE puede firmar un acuerdo para apertura los paquetes electorales y contabilizarlos para tener un estimado estadístico de cuántos se registraron; o puede promoverse un juicio de inconformidad en la sala del tribunal para revisar cuántos son nulos ordinarios y cuántos nulos en protesta por la compra”.

Delito Electoral

Tanto comprar votos como solicitar evidencia del sentido del voto son un delito electoral. También lo es anunciar la venta del voto, tomarle una foto en la mampara o portar una boleta fuera de la casilla.

Sin embargo, el llamado “carrusel” —la compra del voto— está muy entendida y “cuando una persona va a la casilla, se lleva la boleta sin depositarla, el coordinador la vota y se la entrega a una segunda persona que tiene que depositarla. Muchas de las casillas terminan con uno, dos o tres votos menos, que se explican precisamente porque la última boleta que se llevan, ya no tienen forma de depositarla”, añadió Santiago Nieto.

Peeeeeero, aún así, la votación no se considera nula en esas casillas, sólo si existen “irregularidades graves, plenamente acreditadas y no reparables durante la jornada electoral o en las actas de escrutinio y cómputo que, en forma evidente, pongan en duda la certeza de la votación y sean determinantes para el resultado de la misma”, como lo señala la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Material Electoral.

Montserrat Sánchez e Irene Larraz / Verificado 2018