Porque aún hay esperanza, la barrera de arrecifes de Belice ha dejado de ser un Patrimonio Mundial amenazado.

Estamos acostumbrados a las malas noticias, los desastres ecológicos provocados por el hombre o la contaminación ambiental son temas con los que lidiamos todos los días, pero también existe una contraparte, después de una década de continuos esfuerzos para preservar la barrera de arrecifes  de Belice,  ha sido tachado de la lista de Patrimonios en peligro de extinción.

Inscrito como Patrimonio Mundial por la Unesco desde 1996, el ‘Sistema de Reservas de la Barrera del Arrecife de Belice’, es considerado el segundo arrecife más grande del mundo después del de Australia y uno de los más ricos en biodiversidad,  pero la explotación turística y la sobrepesca lo colocó súbitamente en la lista de patrimonios en amenaza de desaparición en 2009.

Con unos 37 millones de dólares que deja la pesca y el turismo como derrama económica anual, el gobierno beliceño pensaba que había encontrado su mina de oro, estaba a punto de permitir la exploración petrolera en las cercanías, además de otorgar permisos a diestra y siniestra para la construcción de hoteles y restaurantes, mientras que la sobrepesca sacaba ventaja de la riqueza acuífera, por lo que muy pronto los recursos naturales fueron disminuyendo dramáticamente.

Pinterest

Pero no solo estaban poniendo en peligro al bien natural, el arrecife de Belice  es el hábitat de diversas especies de peces tropicales, tortugas marinas, mantarrayas, tiburones, manatíes, que conviven con centenares de cayos arenosos, lagunas litorales y estuarios compuestos por sedimentos del sistema costero. Los manglares que ayudan a proteger el arrecife que habían estado desapareciendo a un ritmo alarmante a medida que el desarrollo urbano invadía la costa.

Fue hasta 2016 que tanto el  gobierno como la población tomaron conciencia comenzando a adoptar una serie de leyes para proteger la barrera de arrecifes que culminó en una moratoria sobre la exploración petrolera en alta mar aprobada por el parlamento en diciembre.

Pixabay

La legislación se produjo después de que los ambientalistas organizaran un referéndum informal en 2012 en el que el 96 por ciento de los beliceños votó en contra de la exploración petrolífera en alta mar, escogiendo el arrecife por las posibles ganancias económicas para el pobre país centroamericano.

Un plan de recuperación exitoso contando con la cooperación de la ciudadanía permitió que el pasado martes, el organismo internacional aplaudiera las estrategias   de sobreguarda aplicadas por el gobierno de Belice, anunciando que el coral mesoamericano ha sido retirado de su lista de Patrimonios Mundiales  amenazados, elogiando al país centroamericano por sus pasos “visionarios” para protegerlo.

“Estamos felices de que en este caso el gobierno y el pueblo hayan decidido que esto es algo que no podemos arriesgar”, dijo el viceprimer ministro del país, Patrick Faber.

Pinterest

Beneficios de la restauración de la barrera de arrecifes de Belice para México y el mundo

La recuperación y preservación de ecosistemas, es algo digno de celebrar,  devolverle al planeta un poco de lo que el hombre le ha arrebatado, es una acción que debería inspirar a otros países a tomar las mismas medidas. De todo el mundo,  sólo tres naciones han adoptado la regularización de exploración petrolera, Francia, Costa Rica y ahora el país centroamericano.

Diferentes organismos internacionales, elogiaron la proactividad para dejar de alterar el entorno de la barrera de arrecifes de Belice, uno de ellos fue el Fondo Mundial para la Naturaleza, WWF, por sus siglas en  inglés.

“Este logro beneficiará a todo el sistema arrecifal de Mesoamérica (integrado por México, Belice, Guatemala y Honduras). La vida marina está interconectada, cualquier cosa que suceda en México, en Belice o en Guatemala tiene un impacto en todo el sistema”, asegura Nadia Bood, oficial de cambio climático de WWF Mesoamérica

No obstante, un estudio de la propia ONG, también advierte que este esfuerzo no es suficiente, el grado de pérdida de manglares dentro de la barrera de arrecifes, es comparable a  6 mil 500 estadios de fútbol.

Pinterest

Por otra parte, México es líder mundial en protección de áreas marinas, de acuerdo con datos proporcionados por Profepa,  el país cuenta con 182 áreas naturales protegidas, de las cuales 68 se encuentran en ecosistemas marinos y litorales para la conservación de la biodiversidad, sin embargo, los arrecifes de coral son uno de los ecosistemas más vulnerables del planeta.

Un ejemplo de ello son los arrecifes de las Islas Marietas, una de las zonas protegidas por el gobierno, el acceso a ellas es controlado, quienes las visitan, son advertidos que no pueden llevarse ni una concha del lugar, pero en contraste, se permite el buceo que acaba con la fragilidad de los corales.

Las principales amenazas contra los arrecifes en el mundo son la contaminación, la extracción de manglares que fungen como “nidos” de peces, moluscos y crustáceos, la llegada de cruceros la sobrepesca, los sedimentos causados por erosión, además de que nunca falta la personita   que se quiere llevar un coral de recuerdo. Pero  la responsabilidad no sólo es de los gobiernos es global, el verdadero desafío quizá radique en que  los humanos aprendan a respetar las zonas naturales.

Con información de: The Telegraph/El País

Comentarios