La víctima de violación colectiva por ‘La Manada’ en San Fermín escribe su sentencia final en una carta

La joven de 20 años que fue violada a los 18, por cinco  amigos que se hacen llamar ‘La Manada’ durante las fiestas de San Fermín 2016, en España,  concluye su propio proceso de dolo, humillación, incredulidad, cerrando su caso  en una estremecedora carta, luego de que la holgada autoridad en este caso, diera libertad condicional a los hombres previamente sentenciados a 9 años de prisión.

Desde el inicio del proceso judicial, hubo diferentes irregularidades, en estos dos años y diferentes audiencias,  como suele suceder en estos casos, la víctima se pone en escrutinio, mientras que los agresores obtienen privilegios.  Tras vivir un verdadero viacrucis, hoy la joven española se cansó de mendigar justicia, de la impunidad y prefiere  cerrar su caso en una carta donde expone su propia catarsis.

Víctima de "La manada" escribe carta
Twitter

“Gracias por no dejarme estar sola, por creerme hermanas”, agradeciendo a las miles de mujeres  que salieron a las calles a defender su caso con la mismas agallas con las que defenderían a su propia familia, con la creación del movimiento “Hermana, yo sí te creo”. El polémico juicio donde los violadores de ‘La Manada’  fueron juzgados por abuso y no por agresión sexual (equivalente a violación), enardeció hasta el último rincón de España.

En la misiva, encabezada con la frase “De víctima a superviviente y de ahí a mujer valiente”, la joven también dice que “lo mejor y peor de la vida hay que compartirlo”.  La chica violentada por ‘La Manada’, dice que el martirio durante este proceso valió la pena se han logrado “removido conciencias” o ha dado “fuerzas” a otras personas, por lo que pide a otras víctimas que cuenten su caso, ya sea a un familiar, a un amigo, a la policía o simplemente a través de un tweet.

Víctima de "La manada" escribe carta
Twitter

“No os quedéis callados, porque si lo hacéis, les estáis dejando ganar”, argumenta en la carta, que destaca que de una situación como la de ella “se puede salir”.

También reflexiona sobre los prejuicios y las conductas moralistas que lejos de defender a la mujer, la ponen en situación vulnerable. “Nadie tiene que pasar por esto, lamentarse de beber, de hablar con gente en una fiesta, de ir sola a casa o de llevar una minifalda“. Además, pide “no bromear con una violación”, al igual que no se hace con las enfermedades, porque es “indecente”.

Víctima de "La manada" escribe carta
Twitter

“Tened cuidado con lo que decís, no sabéis cuántas veces he oído hablar sobre “la chica de sanfermines” sin saber que esa chica era la que estaba sentada a su lado. 

La joven que describe su proceso como “De víctima a superviviente y de ahí a mujer valiente” comparte al mundo que “lo mejor y peor de la vida hay que compartirlo”. Y finalmente, recuerda que las etiquetas sociales, hacen más daño que bien. “No soy “la chica de sanfermines”, soy la hija de…, la nieta de…, la amiga de… y, a lo mejor, ese “de”, sois unos de vosotros, así que, por favor, pensad antes de hablar”.

Comentarios